ONU exije que no se hostige embajada brasileña en Honduras

NACIONES UNIDAS ( AP). El Consejo de Seguridad exigió este viernes al gobierno de facto de Honduras que deje de hostigar a la embajada brasileña en Tegucigalpa y que respete su inviolabilidad.

Susan Rice, embajadora de Estados Unidos ante la ONU, pidió que el gobierno de Roberto Micheletti respete la ley internacional y proteja la embajada, donde se ha acogido al presidente depuesto Manuel Zelaya.

" El Consejo de Seguridad condena los actos de intimidación contra la embajada brasileña y pide al gobierno de facto de Honduras que deje de hostigar a la embajada y que ofrezca todos los servicios necesarios, como agua corriente, electricidad, comida y el restablecimiento de las comunicaciones", dijo Rice a los periodistas tras el final de la reunión a puerta cerrada. " El respecto y la protección de la inviolabilidad de suelo diplomático es un aceptado principio universal de la ley internacional".

El ministro de Relaciones Exteriores brasileño, Celso Amorim, pidió la reunión de urgencia, en la cual denunció que la embajada estaba siendo acechada.

Rice dejó claro que en la reunión del Consejo de Seguridad se habló tan sólo de la seguridad de la embajada y no de la crisis política que vive Honduras.

" La mediación regional continuará su trabajo respecto a la situación general que se vive en Honduras", señaló.

Amorim pidió que se celebrara la reunión para denunciar que la embajada está " bajo acecho". El canciller habló durante los únicos momentos en que la reunión fue a puertas abiertas y tuvieron acceso a ella los periodistas.

Señaló que la sede brasileña " ha sido sometida a hostigamientos e intimidación por parte de las autoridades del gobierno de facto".

" La electricidad, el acceso al agua y la conexión telefónica fueron cortados. Las comunicaciones por (teléfono) celular fueron bloqueadas o interferidas" dijo Amorim al Consejo. " El acceso a alimentos gravemente restringido. La circulación de vehículos oficiales de la embajada reducida".

Amorim denunció que estas duras medidas violan claramente la Convención de Viena y que la situación de la embajada " constituye una amenaza para la paz y la seguridad de nuestra región".

" Brasil categóricamente rechaza todas las amenazas contra nuestra embajada y a la seguridad del presidente Zelaya y todos aquellos bajo su protección", expresó el canciller. " Cualquier acción contra la embajada de Brasil, su personal o la gente que protege ha de considerarse una seria violación a las normas de seguridad".

El canciller habló posteriormente con los periodistas y agradeció que el Consejo de Seguridad le escuchara. Indicó que es demasiado pronto para pedir que se impongan sanciones al gobierno de facto hondureño.

Amorim dijo no saber nada sobre la supuesta ayuda venezolana para que Zelaya regresara a Honduras. Explicó que la embajada recibió un pedido para acoger a Zelaya y que ésta aceptó.

" Para ser sincero, no tengo ni idea de cómo regresó (Zelaya) ni me interesa. Para nosotros es el presidente legítimo de Honduras", afirmó el canciller.

El embajador mexicano en las Naciones Unidas, Claude Heller, dijo después de la reunión que se tienen en consideración las posibles amenazas que podría sufrir la prevista delegación de la Organización de los Estados Americanos a Honduras y la amenaza actual a la integridad física de Zelaya.

Heller destacó que el Consejo de Seguridad apoya la iniciativa de mediación de la OEA, con el apoyo del Grupo de Río, y las soluciones propuestas por el presidente costarricense Oscar Arias ante la crisis hondureña.

El embajador de Costa Rica ante la ONU, Jorge Urbina, dijo que si se dan las condiciones adecuadas el presidente Arias podría regresar a Honduras.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes