OTAN acuerda luchar contra tráfico de opio en Afganistán

BUDAPEST (AFP). Los países de la OTAN accedieron el viernes a tomar parte por primera vez en la lucha contra el tráfico de opio en Afganistán para poner fin a los ingresos que los talibanes reciben de la droga, indicó el portavoz de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

"En lo que se concierne a la lucha antidroga, la Fuerza Internacional" de Asistencia para la Seguridad (ISAF) bajo mando de la OTAN "está autorizada a actuar en forma concertada con los afganos contra las instalaciones y los individuos que apoyan la insurrección tal como está previsto por el plan de operación existente", declaró James Appathurai a la prensa.

Esta decisión, tomada por los ministros de Defensa de los 26 miembros de la OTAN reunidos jueves y viernes en Budapest, está basada en "una demanda del gobierno afgano" y "conforme a las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU" sobre la lucha contra el tráfico de droga y el mandato de los 50.700 soldados de la ISAF.

Para responder a las preocupaciones de países como España, Francia y Alemania, este tipo de operaciones sólo serán llevadas a cabo por "tropas que hayan sido debidamente autorizadas por sus respectivos gobiernos".

Esas intervenciones deberán además "evitar al máximo las pérdidas de vidas de civiles", indica el texto del acuerdo. Este punto era particularmente importante para Alemania.

Las operaciones "estarán concentradas en regiones prioritarias" a definir por la ISAF, según un diplomático.

En principio se trataría de las siete provincias del sur donde se combinan el cultivo de la amapola y las actividades de los talibanes.

En esa región están presentes tropas de Estados Unidos, el Reino Unido, Canadá y Holanda.

Afganistán produce el 92% del opio y la heroína consumidos en el mundo y los talibanes financian ampliamente su resistencia contra el gobierno del presidente Hamid Karzai gracias a ese tráfico.

Según el secretario norteamericano de Defensa, Robert Gates, que apoyó a los afganos en su petición a la OTAN, los talibanes obtienen "por lo menos entre 60 y 80 millones de dólares anuales" del tráfico de droga.

La OTAN no quiso involucrarse hasta el momento en acciones de erradicación de la droga, por temor a enfrentarse a la población rural que vive del cultivo de la amapola.

Pero Gates dijo que no se trata de que la OTAN arrase los cultivos de amapola, sino de que ayude a desmantelar los laboratorios y a interceptar los transportes.

Según precisó un diplomático, la OTAN hará un primer balance de sus operaciones contra el tráfico de droga "en febrero próximo en Cracovia (Polonia) durante la próxima reunión de ministros de Defensa" de la Alianza Atlántica.

Lejos de debilitarse, la insurreción talibán se ha endurecido en los últimos dos años, con emboscadas y atentados que dejan unos 20 muertos por mes en las filas de las fuerzas internacionales.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes