Obama a un paso de la Casa Blanca... y de hacer historia

WASHINGTON (AP). Decenas de miles de personas acudieron a esta capital en vísperas de la juramentación de Barack Obama como 44to presidente, al tiempo que el país rendía homenaje al asesinado líder de los derechos civiles Martin Luther King Jr.

Obama pidió que se honre al reverendo King a través del servicio voluntario en favor de otras personas.

"Mañana (martes) estaremos unidos como un solo pueblo, en el mismo lugar donde el sueño del doctor King todavía resuena", afirmó Obama en un comunicado.

Obama mostró su interés por una colaboración bipartidista, que necesitará cuando asuma el cargo. Una noche antes de convertirse en presidente cenó con su vicepresidente, Joe Biden, y dos prominentes republicanos: el ex secretario de Estado Colin Powell y el senador John McCain, el hombre al que derrotó el pasado noviembre en las elecciones presidenciales.

Obama elogió a McCain durante la reunión y pidió ayuda para "hacer esta cena bipartidista no sólo una tradición en las juramentaciones presidenciales, sino una nueva forma de tratar los asuntos del pueblo en esta ciudad".

Entretanto, en su último día en la Casa Blanca, el presidente George W. Bush hizo llamadas telefónicas al primer ministro ruso Vladimir Putin y a otros líderes mundiales para agradecerles por su colaboración en el curso de sus ocho años como gobernante.

En las calles, grandes pantallas exhibían difusiones en vivo de emisoras de televisión, atrayendo a multitudes de curiosos.

"Hoy, celebramos la vida de un predicador que, hace más de 45 años, compartió a la sombra de Lincoln el sueño de nuestra nación", dijo Obama en su comunicado.

La vida de King, dijo el presidente electo, "fue una vida puesta al servicio de otros, con amor".

El domingo, tras una celebración a la sombra del monumento a Abraham Lincoln _quien se opuso firmemente a la esclavitud en Estados Unidos_, Obama moldeó su último día como presidente electo en torno a la de King, otra figura gigantesca en la historia del país.

Los festejos comenzaron un día antes con una travesía en tren de Obama desde Filadelfia a Washington, siguiendo el recorrido que tomó Lincoln en 1861, poco antes de estallar la guerra civil.

Obama advirtió el domingo que llevará "más de un año" el resolver los desafíos económicos y de otra índole que enfrenta el país, pero buscó también dar un mensaje de aliento ante miles de personas jubilosas en un concierto, al destacar que "todo es posible en Estados Unidos".

El ex senador de 47 años asumirá la presidencia a mediodía del martes en un momento de crisis económica en la nación y dos guerras en el exterior. Pero las dificultades pasaron a segundo plano para muchos que acudieron en espera de presenciar un momento que cambiará la historia del país, cuando asuma el puesto el primer presidente de raza negra desde su fundación.

"Estoy tan contenta de poder vivir para ver este maravilloso acontecimiento", dijo Betty Bryant, de 70 años, que viajó en un autobús rentado desde Augusta, Georgia, mientras permanecía de pie frente a la helada fosa ante el Capitolio. Bryant tenía planeado levantarse a las 3:00 de la mañana del martes para alcanzar un lugar donde se realizará la juramentación.

Militares uniformados patrullaban las calles de Washington, anticipándose al gran despliegue que vigilará la juramentación, el discurso inaugural, los desfiles y otras celebraciones. Las autoridades han revisado paquetes sospechosos y vehículos, y al parecer todo está en orden, dijo Richard Kolko, vocero del FBI. "La ciudad y la gente parecen tener una buena disposición y buenos ánimos", dijo. "La seguridad marcha bien, de eso se trata toda la planeación".

A su vez, el secretario de Defensa Robert Gates recibió órdenes de no participar en los festejos de juramentación del martes, "a fin de asegurar la continuidad del gobierno", dijo Dana Perino, vocera de Bush.

Gates continuará en el cargo por decisión de Obama, y es una de las personas en línea en la sucesión presidencial. Es normal que uno de los funcionarios de un nuevo gobierno permanezca al margen de las ceremonias en caso de un ataque calamitoso.

Mientras tanto, en las estructuras erguidas para la ocasión los músicos Yo-Yo Ma e Itzhak Perlman realizaron su ensayo para su presentación en la ceremonia.

El martes por la mañana la primera dama Laura Bush saludará a Obama y su esposa Michelle en el pórtico de la Casa Blanca y los conducirá en una breve visita. Para cuando Obama regrese a media tarde se habrá convertido en presidente, Bush irá en camino a su retiro en Texas, y un grupo de camionetas se llevarán las pertenencias de una familia mientras otro trae las de la otra.

El lunes por la mañana Obama visitó el hospital Walter Reed de las fuerzas armadas para saludar a soldados heridos en combate. La visita no había sido anunciada previamente.

Después participó en un proyecto de remodelación comunitaria en el albergue Sasha Bruce House, para adolescentes sin hogar donde comenzó a pintar paredes con un rodillo y ayudó a voluntarios.

"No podemos dejar a nadie inactivo", dijo. "Todos tienen que participar".

El vicepresidente electo, Joe Biden, también participó en el servicio voluntario, así como su esposa, Jill, y Michelle Obama.

El lunes se conmemoran en Estados Unidos a nivel federal los 80 años del nacimiento de King, el cual predicó la resistencia pacífica y la igualdad entre las razas.

Muchos consideran que King abrió el camino para el avance de Obama hasta la presidencia. Otros discrepan con esa aseveración, y argumentan que Obama nunca estuvo vinculado al movimiento de defensa de los derechos civiles en este país.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes