Obama goza en Irlanda de una bienvenida de astro musical

DUBLIN (AP). El presidente Barack Obama se deleitó el lunes con una bienvenida exultante de una enorme multitud en Irlanda, a la que retribuyó diciendo que decenas de millones de estadounidenses, como él mismo, tienen antecedentes familiares en esta nación europea.

"Nos sentimos como en casa", dijo el presidente con su esposa, Michelle, a su lado.

En un discurso enfocado más al orgullo personal que a la política, Obama dijo ante unas 30,000 personas reunidas en el centro de Dublín que había venido a reafirmar los lazos de afecto entre Estados Unidos e Irlanda.

"Siempre ha habido un poco de verde detrás del rojo, blanco y azul", dijo en alusión a los colores de las banderas de Irlanda y Estados Unidos respectivamente, lo que levantó una ovación general.

Obama habló en College Green para un acto al aire libre caracterizado como una celebración a la cultura irlandesa.

El presidente dio su discurso poco después de tomar una pinta de cerveza Guinness en el pequeño pueblo irlandés de Moneygall, donde el padre de su tatarabuelo vivió y trabajó como zapatero.

Fue una visita memorable para el primer presidente negro de Estados Unidos y Obama la aprovechó a fondo.

"Mi nombre es Barack Obama, de los Obama de Moneygall", dijo el presidente. A continuación, jugó con la ortografía de los apellidos irlandeses, bromeando que su apellido en realidad debió ser O'Bama.

"He regresado a casa para encontrar el apóstrofo que hemos perdido en algún lugar a lo largo del camino", dijo el presidente sobre su lejana ascendencia irlandesa.

Según dice la historia, Fairmouth Kearney, un zapatero, abandonó Moneygall para ir a Estados Unidos en 1850, en la peor época de la Gran Hambruna irlandesa. Las raíces de Obama en el pueblo fueron descubiertas durante la campaña presidencial del 2008.

Con una escala de 24 horas en la Isla Esmeralda Obama inició una gira de seis días por cuatro países europeos, que incluirá también a Inglaterra, Francia y Polonia.

Obama llegó apenas unos días después de que la reina Isabel II de Inglaterra visitara Irlanda, el primer viaje a ese país de un monarca británico en 100 años.

Ambas visitas le han dado a los irlandeses una muy necesaria razón para festejar mientras intentan salir del agujero financiero creado por el colapso de la banca y el mercado inmobiliario del país.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes