Obama cree que Ohio y Florida no son vitales para ganar

FLINT, Michigan, EU (AP). Barack Obama cree que puede llegar a la presidencia sin ganar los dos estados que decidieron las dos últimas elecciones: Florida y Ohio.

En una reunión en privado con contribuyentes y simpatizantes de Hillary Rodham Clinton, el jefe de la campaña de Obama, David Plouffe, planteó la semana pasada varias posibilidades de que el senador por Illinois logre los 270 votos electorales necesarios para llegar a la Casa Blanca. Algunas van contra la norma establecida.

Plouffe sostuvo que el mapa electoral podría ser muy distinto al de 2004. Indicó que unas victorias en Florida y Ohio, así como en todos los estados que ganó John Kerry, le garantizarían la presidencia a Obama, pero que esos dos estados no son imprescindibles para triunfar.

Florida, que este año reparte 27 votos electorales, le dio la presidencia a George W. Bush en medio de una gran polémica sobre el recuento de sufragios en el 2000. Ohio, que tiene 20 votos electorales, garantizó la reelección de Bush en el 2004, frente a Kerry.

Obama espera alzarse con todos los estados que ganó Kerry, aunque Plouffe admite que hay tres en los que el republicano John McCain podría dar batalla: Pensilvania, Michigan y, sobre todo, Nueva Hampshire.

Plouffe afirmó que Ohio y Florida serán dos estados reñidos y que Obama hará lo posible por ganarlos. Pero agregó que su estrategia no depende de uno o dos estados.

"Hay muchas formas de llegar a los 270 (votos electorales)", manifestó. "Nuestro objetivo es no depender de un estado el 4 de noviembre".

Plouffe considera que triunfos en Virginia (13 votos electorales) o en Georgia (15 votos) podrían compensar reveses en Ohio o Florida, dos estados que Kerry perdió.

Plouffe también ha estado destacando el apoyo que recibe Obama en estados que tendían a votar por los republicanos y en los que los demócratas han hecho muchos progresos en contiendas legislativas y para gobernador últimamente, como Colorado, Nevada, Nuevo México, Montana, Alaska y Dakota del Norte.

Obama ha invertido mucho tiempo y dinero en Virginia, estado donde ningún candidato demócrata gana desde 1964. La clave en ese estado, según Plouffe, será atraer a sectores negros y jóvenes que nunca han votado.

Georgia, agrega el estratega, también tiene muchos negros que nunca votaron y que podrían acudir masivamente a las urnas en apoyo de Obama, el primer candidato negro de un partido grande con posibilidades reales de llegar a la presidencia.

La gente de Obama estará pendiente asimismo de Misisipí y Luisiana, para ver si la incorporación de más votantes de raza negra permite albergar esperanzas de una victoria demócrata en esos estados.

En un hecho significativo, Obama declaró que tenía posibilidades de ganar la presidencia en la legislatura de Iowa, otro estado en el que espera dar pelea.

Plouffe advierte a sus correligionarios demócratas que McCain es un candidato interesante, capaz de captar votos del centro y de sectores independientes. Pero añade que el republicano desperdició una gran oportunidad de cortejar a los independientes en los últimos tres meses, en los que Obama estuvo enfrascado en una áspera contienda interna de los demócratas con Clinton.

Los propios colaboradores de McCain admiten que el senador de Arizona se ha dejado estar un poco. McCain se aseguró la postulación en marzo, pero se demoró bastante en armar estructuras en estados que debe ganar. Sus colaboradores se tomaron dos meses para preparar presupuestos y poner en marcha la logística.

La tarea de los demócratas, dijo Plouffe, será pintar a McCain como alguien muy vinculado con Bush en economía, la guerra en Irak y el aborto.

McCain y Obama se reparten por igual la preferencia de los independientes, según las encuestas más recientes.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes