Obama adopta protecciones a identidad de espías

El gobierno del presidente Barack Obama está adoptando tres nuevas medidas de seguridad para evitar la identificación accidental de personal crucial de seguridad nacional, pero no despedirá a nadie por la revelación ocurrida el mes pasado de la identidad del jefe de la estación de la CIA en Afganistán, dijo el miércoles la Casa Blanca.

Las salvaguardas surgieron de una revisión que encargó la Casa Blanca a su abogado principal, Neil Eggleston, después que el nombre fue revelado a miles de periodistas durante un viaje sorpresa de Obama a la Base Aérea Bagram en Afganistán. Eggleston presentó sus conclusiones el martes al jefe de despacho de la Casa Blanca, Denis McDonough, quien las aceptó, señaló la residencia presidencial, agregando que el mandatario también fue informado.

Las nuevas salvaguardas:

— Exigir que planificadores y personal de la Casa Blanca que viajen al extranjero antes de una visita presidencial se reúnan con participantes en las reuniones del presidente para que tengan la oportunidad de objetar a que se revelen sus nombres a la prensa.

— Consultar los nombres de participantes con el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca antes de revelarlos.

— Proporcionar mayor capacitación al personal de la Casa Blanca en los viajes sobre el manejo adecuado de información delicada.

Ningún funcionario será despedido o sancionado como resultado del incidente en Afganistán, dijo el vocero de la Casa Blanca Josh Earnest. Agregó que la revisión "no se centró en tratar de delimitar una acción indebida específica porque la revelación fue inadvertida". Revelar intencionalmente el nombre de un agente de inteligencia encubierto es un delito bajo la Ley de Protección de Identidades de Inteligencia.

"En todas estas circunstancias tratamos de equilibrar nuestro compromiso con la transparencia con la necesidad de proteger información de seguridad nacional", dijo Earnest.

El nombre del funcionario fue incluido por error por personal de la embajada de Estados Unidos en una lista de funcionarios estadounidenses que se reunieron con Obama durante su breve visita a Afganistán. La Casa Blanca proporcionó la lista a un reportero del Washington Post que estaba representando a los medios de prensa en el viaje. El reportero, como es normal bajo esas circunstancias, envió entonces la lista a aproximadamente 6.000 direcciones de correo electrónico en la lista de distribución de medios informativos de la Casa Blanca.

The Associated Press, junto con el Post y otras organizaciones de noticias, no revela el nombre del funcionario a solicitud del gobierno federal, que alegó que su identificación pudiera poner en peligro la vida del funcionario y de su familia.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7