Obama compara efectos de marea negra a los de atentados

THEODORE ( AFP). El presidente estadounidense, Barack Obama, visitó el lunes por cuarta vez la zona afectada por la marea negra en el Golfo de México, cuyas consecuencias en la sociedad comparó con las de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

" De la misma forma en que el 11 de septiembre modificó profundamente nuestra visión de nuestras vulnerabilidades y nuestra política exterior, creo que este desastre va a modificar por muchos años nuestra visión sobre el ambiente y la energía", dijo Obama a Politico.com, en una entrevista publicada al inicio de su visita de dos días a la zona siniestrada.

El desastre muestra que ya es tiempo de " realizar la transición" hacia nuevas fuentes de energía, por lo que buscará la aprobación en el Congreso de una nueva ley de energía y clima, afirmó.

" Uno de los mayores desafíos de liderazgo que tendré en adelante será asegurarme de aprender las lecciones correctas de este desastre", enfatizó Obama en Gulfport, una pequeña ciudad costera de Misisipi (sur).

Luego de reunirse el lunes con autoridades de Misisipi y Alabama, el presidente prometió " hacer todo" para proteger el modo de vida de los residentes de la región afectada y anunció una gran iniciativa de ayuda a la perjudicada industria pesquera.

El compromiso es "hacer todo en nuestro poder para proteger el modo de vida en el Golfo, para que se mantenga para nuestros hijos y nietos, y nuestros bisnietos", aseguró Obama en su visita a los estados sureños perjudicados por la catástrofe ambiental desatada por el hundimiento de una plataforma petrolera del grupo británico BP en abril.

En la gira que también lo llevará a Florida (sureste), el mandatario dijo que espera alcanzar un acuerdo con la compañía para implementar el miércoles el fondo especial para pagar las demandas vinculadas a la marea negra.

Las autoridades exigieron el domingo a BP depositar varios millones de dólares en una cuenta embargada para pagar indemnizaciones a los afectados por el derrame y dejar que una comisión independiente supervise los trámites.

" Iniciamos conversaciones preliminares sobre cómo reestructurar un mecanismo para que los reclamos justificados que aparecerán no únicamente mañana, ni la semana próxima, sino en los próximos meses, sean atendidos de forma apropiada, con justicia y en tiempo", puntualizó Obama, quien el miércoles recibirá en la Casa Blanca al presidente del directorio de BP, Carl-Henric Svanberg, y al director ejecutivo, Tony Hayward.

Obama, que también se reunió con el almirante Thad Allen, coordinador de las operaciones para detener la fuga y recuperar el crudo vertido al mar, defendió el turismo en la costa del Golfo de México y junto a legisladores locales degustó frutos del mar de la zona.

" Todavía hay muchas razones para venir acá (...) Hay muchas playas que no han resultado afectadas (por el petróleo) y no lo serán", aseguró a los periodistas en Gulfport.

Pero desde hace ocho semanas, tras la explosión de la plataforma Deepwater Horizon que gestionaba el grupo británico BP, el crudo no deja de manar del pozo dañado.

La prioridad inmediata sigue siendo tapar la avería, a más de 1,5 km de profundidad, objetivo que no se logrará antes de agosto, cuando se espera estén listos los pozos de derivación que se están perforando, advirtió BP.

Según un funcionario estadounidense, BP prevé para fines de junio aumentar a 50,000 barriles (ocho millones de litros) la cantidad de crudo que recupera por día, mientras que el vertido diario se estima en entre 20,000 y 40,000 barriles (3,2 a 6,3 millones de litros).

La presente visita de Obama a la zona se produce antes de que el mandatario aborde el desastre en un discurso televisado desde la Casa Blanca, previsto para el martes a las 20H00 locales (00H00 GMT).

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes