Obama se enfoca en acciones ejecutivas

Con un llamado a poner todos "manos a la obra" para ayudar a la economía, el presidente Barack Obama instó el martes a su gabinete a identificar maneras de mantener la relevancia de su gobierno para las personas que pasan dificultades en medio de una recuperación con altas y bajas.

A dos semanas de pronunciar ante el Congreso su discurso anual sobre el Estado de la Nación, que se concentrará en la economía, Obama incrementó sus gestiones para crear empleo e intenta demostrar cómo puede avanzar en su agenda económica por la vía administrativa y gracias a su capacidad de obtener resultados de importantes grupos de presión.

"No sólo vamos a estar esperando leyes para asegurarnos de que estamos ofreciendo a los estadounidenses el tipo de ayuda que necesitan", dijo Obama el martes, cuando convocó su primera reunión de gabinete del año. Señaló que daría instrucciones a sus jefes de departamento para "utilizar todas las herramientas a nuestra disposición" a fin de ayudar a la clase media.

El miércoles acudirá a Carolina del Norte para llamar la atención sobre el tipo de centro de innovación industrial que promocionó en su discurso del Estado de la Nación de 2013. El jueves invitó a rectores de universidades para analizar la forma de mejorar la preparación de los trabajadores. A fines de mes convocó en la Casa Blanca una reunión de directores generales de la industria a fin de trazar planes sobre la contratación de los desempleados de larga duración.

"En general, el mensaje a mi gabinete, y que se amplificará en nuestro (discurso del) Estado de la Nación, es que necesitamos ponernos todos manos a la obra para construir sobre la recuperación que ya estamos viendo", dijo Obama. "La economía está mejorando, pero puede mejorar aún más rápido".

El enfoque tiene fuertes ecos de la campaña "No podemos esperar" de Obama en 2012, que pretendía retratar al mandatario como un ejecutivo impaciente ante la falta de acción del Congreso, sobre todo en la Cámara de Representantes controlada por los republicanos.

El uso de Obama de sus poderes ejecutivos y la presión que puede ejercer con su cargo — la Casa Blanca llama esta táctica su "estrategia de la pluma y el teléfono" — ilustran los medios de que dispone pero destacan también los límites de su capacidad para trabajar con el Congreso.

Solamente mediante una legislación podrá obtener Obama algunos de sus objetivos más buscados en su agenda económica — desde el aumento del salario mínimo a la enseñanza universal pre escolar y la reforma de la ley de inmigración, tres apartados que mencionó en su discurso sobre el Estado de la Nación del 2013 y que volverán a ser esgrimidos este año_.

Ello significa que mientras los republicanos no gocen de un espíritu colaborador en el Congreso con sus prioridades legislativas, tendrá que conformarse con soluciones graduales y mucho más delimitadas que no tendrán ni el poder ni la fuerza de una ley.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7