Obama inicia contraofensiva política en el centro de EEUU

WASHINGTON (AP). El presidente Barack Obama lanza una contraofensiva política en estos días, lastrado por una disminución del respaldo entre algunos de sus más ardientes partidarios, una economía atrofiada y críticas diarias de parte del puñado de republicanos que aspiran a reemplazarle en 2012.

"Aún nos queda mucho para llegar a donde necesitamos. No nos metimos en esta situación de la noche a la mañana y va a tomar tiempo para salirnos", dijo el presidente el fin de semana.

Un paisaje político profundamente inestable, con los votantes en un estado de ánimo de molestia hacia los funcionarios titulares, enmarca la contienda presidencial de 2012, cuando faltan unos 15 meses antes de que los estadounidenses decidan si dan a Obama un segundo término o le entregan el puesto a los republicanos.

Tratando de sobrevivir lo que parece ser una incesante tormenta de ansiedad económica, los votantes en Estados Unidos están expresando cada vez más su descontento con la mayoría de los hombres y mujeres, incluido Obama, a quienes colocaron en Washington para gobernarles.

Con la aprobación pública en declinación, el presidente demócrata va a tratar de reducir sus preocupaciones y sostener su resurgido espíritu combativo cuando inicie el lunes una gira en autobús por Minnesota, Iowa e Illinois.

El viaje busca diluir los murmullos que emanan del centro del país luego que los candidatos republicanos se congregasen en Iowa el fin de semana para un debate y una consulta informal. Ese estado realizará la primera prueba de nominación del país en la contienda por elegir al oponente de Obama.

"Ustedes han enviado el mensaje de que Barack Obama va a tener un solo término", dijo la congresista republicana Michele Bachmann ante entusiastas partidarios minutos después de haber ganado un sondeo informal el sábado en Iowa, esencialmente un evento de recaudación de fondos que sirve además de prueba de la capacidad financiera y de organización de los candidatos.

Bachman se gastó cuantiosos fondos y viajó por todo el estado en el que nació, presentándose como la voz de los cristianos evangélicos en el ala ultraconservadora del partido.

Al mismo tiempo, la competencia para retar a Obama en 2012 se volvió más complicada. Mientras el sondeo estaba en marcha en Iowa, en Texas el gobernador del estado Rick Perry anunció su candidatura. Perry no perdió tiempo para fustigar a Obama por el "desastre económico" del país.

La pregunta para Obama y sus partidarios sigue siendo: ¿Sostendrá el presidente el contraataque? O, como algunos partidarios se quejan, ¿va a retroceder sin resistencia ante los republicanos más intransigentes?

___

El periodista de The Associated Press Philip Elliott en Ames, Iowa, contribuyó a este despacho.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes