Obama pide nuevo tono en relaciones México-EU

GUADALAJARA, México ( AP). El presidente estadounidense Barack Obama pidió un nuevo tono en la relación de su país con México, pero de inmediato no halló progresos en torno a los desacuerdos entre él y su colega mexicano Felipe Calderón.

Los puntos de vista de ambos mandatarios difieren en torno al ritmo de la ayuda estadounidense para combatir al narcotráfico y una prohibición al tránsito de camiones mexicanos al norte de la frontera.

Obama inició su segunda visita a México como presidente con una reunión amistosa de 45 minutos con Calderón, en la que hablaron sobre la amplia relación comercial entre ambos países, su cooperación en el combate a la influenza porcina y los violentos cárteles mexicanos que dominan el narcotráfico a ambos lados de la frontera.

Con frecuencia conocida como la cumbre de los " Tres Amigos", la reunión entre Obama, Calderón y el primer ministro canadiense Stephen Harper comenzó con una cena en un instituto cultural en esta ciudad. Las conversaciones formales de la cumbre, la quinta para los tres países, se llevarán a cabo el lunes, a las que seguirá una presentación conjunta ante los periodistas a mediodía.

Durante la reunión entre Obama y Calderón, el líder mexicano planteó sus preocupaciones en torno a la velocidad en que Estados Unidos está implementando su paquete de lucha contra las drogas, planteado a tres años y a un costo de 1,400 millones de dólares, conocido como la Iniciativa Mérida.

Una asignación de 100 millones de dólares de dicho paquete está siendo demorada debido a las preocupaciones de algunos legisladores en el Congreso estadounidense en torno a los presuntas violaciones a los derechos humanos por parte del ejército mexicano.

Obama le dijo a Calderón que la defensa de los derechos humanos es una prioridad muy importante para él, pero también le aseguró que el Departamento de Estado está trabajando en preparar un informe que reconozca todos los esfuerzos de México para prevenir dichas violaciones, dijo un alto funcionario gubernamental, el cual habló con los periodistas a condición de guardar el anonimato de forma de tener más libertad para describir las reuniones privadas.

Calderón también le preguntó a Obama sobre su promesa anterior para reanudar un programa piloto cancelado que había permitido a los camioneros mexicanos viajar al interior de Estados Unidos, señaló el funcionario.

Bajo el tratado de libre comercio firmado con México y Canadá, Estados Unidos estaba obligado a garantizar a los camiones mexicanos acceso completo a sus autopistas en enero del 2000, pero la oposición de sindicatos laborales y grupos de consumidores obligaron a legisladores de aquella nación a posponer el acceso hasta que en el 2007 se estableció un programa piloto para permitir la entrada de algunos camiones mexicanos.

El sindicato de camioneros de Estados Unidos, algunos grupos de consumidores y aseguradoras independientes han advertido que los camiones mexicanos no son seguros y han cabildeado en el Congreso para evitar su entrada.

México actuó en represalia, imponiendo aranceles a decenas de productos estadounidenses, desde frutas y vino hasta lavadoras de ropa.

Obama le dijo a Calderón que trabajará " para intentar avanzar" el asunto, pero también dijo que el Congreso estadounidense tiene " preocupaciones legítimas de seguridad" sobre los camiones mexicanos, señaló el fulncionario.

Calderón también se entrevistó el domingo con su colega canadiense Stephen Harper, y ambos no lograron ponerse de acuerdo para eliminar el requisito de visas a los mexicanos que quieran viajar a Canadá, decisión que recientemente causó gran malestar en tierra azteca.

La cuestión de las visas era uno de lo temas prioritarios en la agenda del gobierno de México durante la Cumbre de Líderes de Norteamérica.

Un grupo de trabajo continuará " explorando acciones" para resolver el problema de las visas, aunque Harper " fue sensible a este planteamiento y reconoció que el número creciente de solicitudes de refugio que se han registrado en los últimos tiempos obedece, en buena medida, a una legislación interna que lo propicia", dijo la presidencia de México en un comunicado de prensa.

" Considerando la amplitud de los temas de la agenda y la creciente cooperación entre ambos países, está en el interés de México que este tema sensible no impida el avance de otros rubros importantes de la relación bilateral", aseguró el texto.

Harper y Calderón también conversaron sobre un posible marco de cooperación " que podría comenzar con un programa de compensación de carbono en el sector energético en México", un tema vinculado al calentamiento global.

En horas de la mañana cientos de manifestantes se concentraron en múltiples puntos de la ciudad para protestar contra la cumbre.

Miembros de diferentes organizaciones civiles, sindicales y de derechos humanos realizaron una marcha, mientras portaban pancartas y gritaban consignas por una de las avenidas principales de Guadalajara, a unos 450 kilómetros (280 millas) al noroeste de la capital mexicana.

Entre los reclamos de los manifestantes figuraban la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte y la eliminación de la Iniciativa Mérida.

Asimismo, se incorporaron grupos que pedían el cese del bloqueo estadounidense a Cuba, la eliminación de la presencia militar estadounidense en Colombia, el retiro de tropas de Irak y Afganistán y el respeto al pueblo palestino.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes