Obama no quiere ser visto como machista

WASHINGTON (AP). A fines del año pasado, el presidente Barack Obama invitó a sus principales colaboradoras a una cena en la Casa Blanca y les preguntó si existía la percepción de que su gobierno era manejado exclusivamente por hombres.

Esa cena dio lugar a la formación de un grupo informal de mujeres, empleadas de la Casa Blanca, que asesoran a las mujeres del equipo de Obama sobre cómo manejarse en las altas esferas del poder.

La imagen de que Obama se hace asesorar solo por hombres se difundió durante la campaña presidencial, que fue manejada por un pequeño grupo de asesores masculinos, muchos de los cuales desempeñan hoy cargos en la Casa Blanca.

Hay numerosas mujeres en cargos importantes, como la asesora presidencial Valerie Jarrett, vieja amiga del presidente y quien es considerada una de sus colaboradoras más estrechas. Melody Barnes maneja la agenda de Obama. Y Nancy-Ann DeParle dirige el equipo que lidia con el plan de salud, cargo que, teóricamente, le da un acceso a Obama que muy poca gente tiene.

Sin embargo, las figuras del gobierno más reconocidas, las que son fotografiadas más a menudo con Obama, son todos hombres, en particular el secretario de prensa de la Casa Blanca Robert Gibbs, el asesor presidencial David Axelrod y el jefe de personal Rahm Emanuel, quien se unió a Obama después de las elecciones.

"Esto alimenta una percepción que no está basada en la realidad", dijo Anita Dunn, ex directora de comunicaciones de la Casa Blanca que ahora trabaja como asesora, sin un cargo oficial.

La percepción de Obama como medio machista fue alimentada por una serie de partidos de básquetbol y de rondas de golf en los que son admitidos hombres exclusivamente, lo que generó algunas críticas de agrupaciones femeninas.

En público, Obama restó importancia a esas críticas. Pero en privado se mostró preocupado y decidió consultar a sus principales colaboradoras para ver si ellas pensaban que había un problema.

El 5 de noviembre Obama cenó con sus asesoras y habló sobre las críticas que estaba circulando en la blogosfera. El mandatario insistió en seguir adelante con la cena a pesar de que ese mismo día se había producido una balacera en Fort Hood, Texas, en las que un soldado mató a 13 personas.

Un alto funcionario que pidió no ser identificado porque se trataba de una reunión privada dijo que las mujeres le aseguraron a Obama que no estaban interesadas en calzarse zapatillas y disputar balones con él en una cancha de básquetbol, pero que esos partidos y las rondas de golf le daban a los hombres una oportunidad de forjar una relación más cercana con él, en un ambiente de camaradería, que no tenían las mujeres que lo veían en situaciones más formales.

De todos modos, Obama sigue jugando al básquet y al golf con sus amigos. Hasta ahora, solo una mujer fue invitada a una ronda de golf, Barnes.

También continúan las cenas de mujeres, aunque sin Obama.

Por iniciativa de Jarrett, las mujeres se reúnen mensualmente en lo que se considera uno de los encuentros de figuras prominentes más importantes de la capital. Christina Romer, una de las principales asesoras de Obama en materia económica, la subdirectora de personal Mona Sutphen y Carol Browner, jefa del departamento de energía y cambio climático de la Casa Blanca, son algunas de las asistentes.

Las cenas originaron una red de apoyo que da a las mujeres la oportunidad de generar el tipo de relaciones estrechas que forjaron los colaboradores de Obama durante la campaña presidencial.

Jarrett niega que haya una pandilla de varones en la Casa Blanca que maneja todo y sostiene que los partidos de básquet y rondas de golf de Obama no son una vara para medir quién tiene más influencia en la Casa Blanca.

"El hecho de que Nancy-Ann esté a cargo del tema más importante de la agenda nacional (el plan de salud) es mucho más relevante que si juega o no básquetbol", afirmó.

Jarrett expresó que Obama le ha dicho que está dispuesto a hacer otra cena con las mujeres de su equipo si sienten que hay que abordar algún asunto. Al terminar cada cena de mujeres, ella le pregunta a las demás comensales si tienen alguna inquietud

"Siempre me dicen, 'no, todo está bien'", manifestó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes