Obama congela sueldos de funcionarios de la Casa Blanca

WASHINGTON (AFP). El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, impuso nuevas reglas para el funcionamiento de su administración hoy miércoles en su primer día de trabajo en la Casa Blanca, limitando la actividad de los grupos de presión, congelando sueldos y abriendo una "nueva era" de transparencia.

Obama prohibió que los funcionarios que abandonen su administración puedan trabajar después para los lobbys relacionados con la Casa Blanca. Los empleados públicos tampoco podrán recibir regalos, anunció antes de tomar juramento a los nuevos funcionarios de la Casa Blanca.

"Nunca debemos olvidar que somos servidores públicos, y que el servicio público es un privilegio", dijo Obama.

"Un ex empleado de un lobby que entre en mi administración no podrá trabajar en los temas que antes trataba, ni con un ministerio con el que tuvo relaciones laborales en los dos últimos años", añadió.

"Una vez que haya abandonado la función pública no tendrá derecho a ejercer como empleado de un grupo de presión ante la administración, mientras yo sea presidente".

Por lo tanto, "a partir de hoy, los cabilderos estarán sujetos a límites más estrictos que bajo cualquier otro gobierno de la historia", dijo el flamante presidente.

"Y habrá una prohibición de regalos a cualquiera que trabaje en el gobierno", advirtió.

Obama explicó que de este modo aplicaba una de sus promesas de campaña, aunque reconoció que el dispositivo no sería suficiente para "reparar el sistema averiado de Washington" debido a las interacciones entre el sector público y el privado.

Por otro lado, Obama congeló los salarios más altos de los principales funcionarios en la Casa Blanca, en una medida de austeridad en tiempos de crisis económica.

Los salarios superiores a los 100.00 dólares anuales no podrán ser aumentados.

"Durante este periodo de emergencia económica, las familias se aprietan el cinturón, y lo mismo debería hacer Washington".

"Es por lo que establezco un congelamiento de salario de mis principales asesores en la Casa Blanca", indicó el mandatario.

"Algunos de los presentes en esta sala se verán afectados por la congelación de sueldos, y quiero que sepan que aprecio su buena voluntad para aceptarlo", añadió.

Por último, en su segundo día como presidente de Estados Unidos, el demócrata prometió que habría una "nueva era de transparencia" en su gobierno.

"Por mucho tiempo ha habido demasiados secretos en esta ciudad. Las viejas reglas decían que si existía un argumento legítimo para no revelar algo al pueblo estadounidense, entonces no debía ser revelado", dijo Obama.

"Eso se ha terminado", prometió. "Asumiré la responsabilidad como presidente de tener un nuevo nivel de transparencia".

La anterior administración del presidente George W. Bush fue criticada repetidas veces por retener información de manera indebida.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes