Obama honra a veteranos de la II Guerra Mundial

Setenta y siete años después que las tropas aliadas desembarcaron en las playas en Normandía en el llamado Día D, el presidente estadounidense Barack Obama acudió el viernes a este campo de batalla en lo que llamó "una profunda manifestación del compromiso estadounidense con la libertad humana" que vive en una nueva generación.

"Nuestro compromiso con la libertad, nuestra declaración de igualdad y la dignidad inherente de cada ser humano — esa declaración está escrita en la sangre en estas playas y durará eternamente", dijo Obama en una mañana brillante en el mismo sitio donde las tropas aliadas abrieron un segundo frente contra las fuerzas de la Alemania nazi. Obama llamó el sitio como "la cabeza de playa de la democracia".

Obama habló en el Normandy American Cemetery and Memorial (cementerio y monumento de Estados Unidos en Normandía), donde casi 10.000 tumbas de mármol blanco están en un acantilado sobre el sitio e los combates más violentos el 6 de junio de 1944.

Veteranos de esa fiera batalla viajaron largas distancias al histórico lugar y se quitaron los sombreros mientras el público estallaba en una ovación cuando Obama expresó su reconocimiento.

"Estos hombres libraron una guerra para que nosotros pudiésemos conocer la paz", dijo Obama. "Se sacrificaron para que nosotros fuésemos libres. Pelearon con la esperanza del día en que no tuviésemos que pelear más. Estamos agradecidos".

La conmemoración fue un punto de reunión para líderes mundiales inmersos en una crisis geopolítica actual, con el presidente ruso Vladimir Putin asistiendo junto con líderes que se han expresado contra sus pasos agresivos en Ucrania. Los gobernantes asistentes tenían programado reunirse en un almuerzo más tarde en el Chateau de Benouville.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7