Obama cerca de la victoria; Clinton jura seguir luchando

WASHINGTON (AP). Barack Obama afianzó sus probabilidades de obtener la candidatura presidencial demócrata al ganar las primarias en Carolina del Norte y perder con escaso margen las de Indiana, dejando a la rezagada campaña de Hillary Rodham Clinton con opciones aun más limitadas.

Los apretados resultados casi aseguran que los "superdelegados" _ notables y funcionarios de alto rango del partido _ tendrán que decidir la contienda, e incrementan las presiones sobre ellos para que se pronuncien.

Los resultados del 99% de las casillas en Carolina del Norte señalan a Obama ganando el 56% de los votos, en comparación con el 42% de Clinton. La ventaja representa un margen de más de 22.000 votos de un total de 1,2 millones emitidos.

En Indiana, Clinton ganó por escasísimo margen: 51% contra 49%. Obama se anotó por lo menos 94 delegados y Clinton 75 en los dos estados. En total Obama tiene 1.815 delegados contra 1.672 de Clinton según el conteo de la AP. Se necesitan 2.025 delegados para ganar la candidatura.

El histórico duelo entre Obama y Clinton _ él aspira a ser el primer presidente de raza negra de Estados Unidos, ella a ser la primera mujer en ejercer el cargo _ parece estar llegando a su punto culminante.

Los asesores de Obama insinuaron abiertamente que era hora que los superdelegados decidan la carrera, pues el dilatado enfrentamiento interno ha generado tensiones dentro del partido y ha suscitado temores de que la desunión llevará a una victoria del republicano John McCain en las elecciones generales de noviembre.

"Esta noche nos faltan menos de 200 delegados para asegurarnos la nominación del Partido Demócrata para la presidencia de los Estados Unidos", declaró Obama ante una entusiasta multitud en Raleigh, Carolina del Norte.

El decepcionante desempeño de Clinton podría afectar sus gestiones de recaudar fondos y de convencer a los superdelegados. Aun así, ella juró continuar en la lucha _ en las primarias de Virginia Occidental la próxima semana y más adelante en Kentucky y Oregón.

Clinton dijo a sus simpatizantes en Indianápolis que "gracias a ustedes, vamos a toda velocidad hacia la Casa Blanca", reiterando su determinación de continuar con la lucha iniciada hace 16 meses y que se ha librado en casi todos los 50 estados del país. La senadora por Nueva York y ex primera dama además suplicó a los asistentes a donar más dinero para enfrentar la impresionante maquinaria de recaudación de fondos montada por Obama.

Obama, senador por Illinois, se tomaba el miércoles un descanso con su familia. Clinton tenía programado un mitin el miércoles en Shepherdstown, Virginia Occidental y el jueves participará en eventos en ese estado, Dakota del Sur y Oregón.

Clinton fue acompañada en su acto de cierre de votación por su esposo, el ex presidente Bill Clinton, con la cara enrojecida luego de realizar actos públicos durante horas bajo el sol en los poblados de Carolina del Norte, y su hija Chelsea.

La senadora apuntó que sin importar quien gane la candidatura, "trabajaré para el nominado del partido" en la campaña contra los republicanos.

En las seis primarias posteriores están en juego 217 delegados. Otros 270 superdelegados no han manifestado su apoyo a ningún candidato. En total, de acuerdo con estimaciones de AP, Clinton cuenta con unos 270 superdelegados y Obama con 256.

El impacto de una larga controversia sobre las declaraciones del antiguo pastor de Obama, el reverendo Jeremiah Wright, fue difícil de calcular.

En Carolina del norte seis de cada 10 electores que indicaron que los comentarios incendiarios de Wright afectaron su voto se inclinaron por Clinton. Un porcentaje relativamente alto de los electores declararon que las declaraciones del pastor no afectaron su apoyo a Obama.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes