Obispo critica "represión" y llama a retomar diálogo ante crisis en Nicaragua

El obispo auxiliar de la arquidiócesis de Managua, Silvio Báez, criticó hoy la "irracional represión" policial ante las protestas en Nicaragua y llamó al Gobierno de Daniel Ortega a retomar el diálogo nacional para la superar la crisis sociopolítica.

"Pude ver en las noticias la nueva represión, irracional y brutal, de la Policía contra personas pacíficas, gente arrastrada por las calles, gente sacada de sus automóviles. Traspasa el límite de lo racional, de lo humanamente aceptable, es doloroso", afirmó el obispo en una homilía en una parroquia de Managua.

Nicaragua vive una crisis social y política desde abril, que ha generado varias protestas contra el Gobierno del presidente Daniel Ortega y un saldo de entre 322 y 512 muertos y más de 300 "presos políticos", según organismos de derechos humanos locales y extranjeros, mientras que el Ejecutivo cifra en 199 los fallecidos.

Báez dijo a periodistas tras la misa que la "represión de policías y paramilitares" no solamente desató esa crisis, sino que "ha ido en aumento" y resaltó que "no es justo" culpar a los manifestantes.

Ante ese repunte de violencia, el obispo llamó a Ortega y a su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, a retomar el diálogo con la Alianza Cívica, que representa a sectores civiles, con la mediación del Episcopado.

La oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (Acnudh) ha responsabilizado al Gobierno de "más de 300 muertos", además de ejecuciones extrajudiciales, torturas, obstrucción a la atención médica, detenciones arbitrarias, secuestros y violencia sexual, entre otras violaciones a los derechos humanos.

En tanto, el presidente nicaragüense sostiene que sufre un intento de "golpe de Estado".

Consultado sobre la celebración de Ortega el sábado por la canonización del monseñor salvadoreño Óscar Arnulfo Romero, en la que criticó a la oposición, el obispo nicaragüense dijo que es "lamentable".

"Como todos sabemos en Nicaragua, este Gobierno ha usado mucho la religión como sustento ideológico para sus intereses políticos y partidarios, es algo lamentable", remarcó.

Las protestas contra Ortega y Murillo iniciaron en abril pasado por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del presidente. 

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes