Occidente alista más sanciones a Rusia

Estados Unidos y sus aliados europeos ponen a punto un paquete de sanciones a los principales sectores económicos rusos, que pudieran imponer esta misma semana, aunque las penalidades pudieran demorarse ante señales positivas del presidente ruso Vladimir Putin, dijeron el martes funcionarios del gobierno estadounidense y otros familiarizados con el tema.

La penalización de amplios sectores de la economía rusa, como su lucrativo segmento energético, sería un aumento de la presión por las acciones rusas en Ucrania. Estados Unidos y Europa ya han sancionado a entidades e individuos rusos, entre ellos algunos cercanos a Putin, pero hasta ahora no han impuesto sanciones más amplias, en parte debido a la preocupación de países de Europa Occidental que tienen fuertes relaciones comerciales con Moscú.

Pero en momentos que la crisis en Ucrania se prolonga, un funcionario estadounidense dijo que Washington y Europa avanzan en "opciones de sanciones comunes" que afectarían varios sectores económicos rusos. Un diplomático occidental dijo que esas opciones incluyen la industria energética rusa, así como el acceso de Moscú a los mercados financieros mundiales.

Estados Unidos y Europa han estudiado una reunión del Consejo Europeo en Bruselas esta semana como oportunidad para anunciar las sanciones coordinadas. Sin embargo, el entusiasmo por las nuevas sanciones, particularmente entre los líderes europeos, parece haber bajado en días recientes mientras sus países evalúan si Putin planea cumplir varias promesas que pudieran aliviar la crisis, dijeron funcionarios.

The Russian leader rescindió el martes una resolución parlamentaria que lo autorizaba a usar las fuerzas militares en Ucrania. También exhortó al nuevo gobierno ucraniano a ampliar un cese el fuego y pidió conversaciones entre Ucrania y los rebeldes pro rusos que muchos creen están respaldados por el Kremlin.

Las decisiones de Putin ocurren un día después de hablar por teléfono con el presidente Barack Obama, su primera conversación en más de dos semanas.

Pero el martes hubo señales de la fragilidad de la situación en Ucrania. Pocas horas después que Putin pidió la prolongación del cese el fuego, separatistas pro rusos derribaron un helicóptero militar ucraniano, con un saldo de nueve soldados muertos.

Por su parte, el vicepresidente norteamericano Joe Biden habló con el presidente ucraniano Petro Poroshenko por tercera vez en tres días y le ofreció sus condolencias por los fallecimientos. La Casa Blanca informó que Biden también subrayó la importancia de tener observadores en Ucrania para verificar violaciones del cese el fuego, así como la necesidad de detener el flujo de armas e insurgentes a través de la frontera rusa.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7