Occidente califica de 'farsa' referendo constitucional en Siria

DAMASCO (AP). Estados Unidos y sus aliados rechazaron el domingo el referendo sobre una nueva constitución del régimen sirio, al que calificaron como una "farsa" con la intención de justificar la sangrienta represión de la disidencia.

Pero los votantes en los bastiones del gobierno sugieren por qué algunos sirios no se han unido a la sublevación contra el presidente Bashar Assad: lealtad, desconfianza hacia la oposición y temor de que su caída encienda una guerra civil.

La secretaria de Estado norteamericana Hillary Rodham Clinton calificó la votación como "una táctica cínica" e instó a los sirios que todavía apoyan a Assad para que le den la espalda. El canciller alemán Guido Westerwelle lo describió como una "farsa" y un "voto simulado".

"Es un referendo falso y va a ser utilizado por Assad para justificar lo que le está haciendo a otros ciudadanos sirios", dijo Clinton en una entrevista con CBS News, en Rabat, Marruecos.

"Cuanto más tiempo apoyen la campaña de violencia del régimen contra sus hermanos y hermanas, más se manchará su honor", añadió, dirigiéndose a los partidarios de Assad, en especial de los militares. "Si ustedes se niegan, sin embargo, a apoyar al régimen o tomar parte en los ataques ...sus compatriotas los aclamaran como héroes".

Mientras emitía su voto en la sede de la radiodifusora estatal, Assad no mostró señales de ceder ante las demandas internacionales para poner fin a su ofensiva. Y como lo ha hecho en el pasado, trató de desviar la culpa en otras direcciones. Aseguró que Siria estaba bajo un "ataque de los medios de comunicación".

"Ellos pueden ser más fuertes al aire, pero somos más fuertes en el suelo, y aspiramos a ganar tanto en el suelo como al aire", dijo en imágenes que emitió la televisión estatal.

Estados Unidos y sus aliados europeos y árabes se reunieron el viernes en una importante conferencia internacional sobre la crisis siria en Túnez, en la que intentaron forjar una estrategia unificada para sacar a Assad del poder. Comenzaron a planear una misión de paz civil para enviar después de que caiga el régimen.

La nueva Constitución permite _ al menos en teoría _ la formación de partidos políticos que compitan y limita al presidente a dos períodos de siete años. Semejantes cambios eran impensables hace un año. Siria ha sido gobernado por el partido Baath desde que tomó el poder en un golpe de estado en 1963 y la familia Assad ha gobernado desde que el padre de Bashar, Hafez, tomó el poder en otro golpe de estado en 1970.

Incluso mientras el gobierno ha tratado de mostrar el referendo como un paso gigantesco hacia una reforma, el ejército continúa con una represión que en las pasadas tres semanas ha estado concentrada en el bastión opositor en Homs. Los rebeldes controlan algunos vecindarios de la ciudad, que ha sufrido un intenso bombardeo. Cientos han muerto, incluyendo dos periodistas occidentales.

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, con sede en Gran Bretaña, dijo que 18 civiles y 16 agentes de seguridad murieron el domingo, la mayoría en Homs. Otro grupo, los Comités Locales de Coordinación, dijo que 45 personas murieron en todo el país, incluyendo 21 en la provincia de Homs.

La oposición consideró la consulta como un gesto vacío y boicoteó la votación, diciendo que no va a aliviar la crisis del país. Los partidarios de la insurrección aseguran que sólo el derrocamiento de Assad va a poner fin al derramamiento de sangre.

Grupos de activistas calculan que cerca de 7.500 personas han muerto en los 11 meses de disturbios.

Sin embargo el referendo demostró el apoyo que Assad mantiene entre muchos sirios y subrayó las dificultades que los opositores al régimen enfrentarán para intentar sacarlo del poder, tanto internas como externas.

Durante los 41 años que la familia Assad ha gobernado Siria, ha aprovechado una política sagaz, un servicio de inteligencia casi omnipresente y la fuerza bruta para mantener el poder. Muchas de las minorías de Siria _ cristianos, drusos y alauitas, que incluyen a Assad _ cuentan con la protección del régimen bajo el entendimiento de que mantengan su lealtad. Muchos otros también se han beneficiado de los vínculos con el régimen.

Estos grupos podrían ser reacios a ver la caída del régimen, especialmente al tener en cuenta lo desorganizados y desconocidos que son aquellos que combaten a Assad. La propaganda estatal los etiqueta como extremistas islámicos y pandillas armadas.

Ni siquiera una votación exitosa _ los resultados se esperan para el lunes _ traería un cambio inmediato. Los activistas dicen que demasiada gente ha muerto como para que ellos acepten algo menos que el derrocamiento de Assad.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes