Ofensiva de ejército paquistaní contra insurgentes

El ejército paquistaní lanzó el domingo una muy esperada ofensiva contra insurgentes locales y extranjeros en una región tribal cerca de la frontera con Afganistán, horas después que aviones militares atacaron posiciones rebeldes en el noroeste del país, informó el ejército.

La ofensiva pone fin a la estrategia del gobierno de tratar de negociar con los talibanes paquistaníes, en vez de usar la fuerza, para terminar años de combates que han dejado miles de militares y civiles muertos. Y ocurre una semana después que los rebeldes atacaron el mayor aeropuerto del país en un hecho que asombró al país.

La zona tribal de Waziristán del Norte, donde se centra la operación, es una de las últimas áreas donde los militares no habían lanzado una operación de envergadura. Grupos insurgentes, como el talibán paquistaní, al-Qaida y la red Haqqani usan desde hace tiempo la región como base desde donde atacan tanto en Pakistán como el vecino Afganistán.

"Usando Waziristán del Norte como base, estos terroristas han librado una guerra contra el estado paquistaní", dijo el portavoz militar, el general Asim Saleem Bajwa, en un comunicado al anunciar la operación.

Estados Unidos ha presionado a Islamabad para acabar con los insurgentes Waziristán del Norte porque usan la zona con frecuencia para atacar a fuerzas de la OTAN y afganas. Pero Pakistán ha dicho que sus efectivos están demasiado dispersos en el noroeste y los militares también querían tener apoyo político del gobierno civil para lanzar una operación que probablemente provoque sangrientas represalias en todo el país.

El domingo por la noche, el ministro de Defensa apoyó contundentemente la operación, pero el primer ministro Nawaz Sharif no se pronunció oficialmente sobre el tema.

"Ahora tenemos esta guerra a muerte", dijo el ministro de Defensa, Muhammad Asif, a la televisión Dunya. "Pelearemos hasta el fin".

No se informó de inmediato cuántos soldados participan en la operación y los militares dijeron que se han emplazado efectivos a lo largo de las fronteras para evitar que los insurgentes huyan. Y dentro de la región los soldados han acordonado zonas que incluyen las ciudades grandes de Mir Ali y Miranshah.

Se han establecido campamentos de refugiados y se ha dicho a la población que se acerque a zonas designadas para que puedan evacuarlos, así como puntos de rendición en que los insurgentes pueden entregar sus armas, dijeron los militares, quienes pidieron a Afganistán que asegure su lado de la frontera.

Hace exactamente una semana, 36 personas, 10 rebeldes entre ellos, murieron cuando los insurgentes atacaron el aeropuerto de Karachi. Ese ataque contra un centro de transporte vital para la economía estremeció al país y parece haber marcado un cambio en la estrategia del gobierno.

Pakistán ha sido criticado por combatir a algunos insurgentes, como el talibán paquistaní, que ataca al estado, pero a la vez mantiene relaciones con otros grupos como el talibán afgano y la red Haqqani, que opinan puede ayudarlos a mantener su influencia en Afganistán.

Pakistán ya tiene una fuerte presencia militar en Waziristán del Norte con entre 28.000 y 30.000 soldados, dijo el analista de temas de defensa Zahid Hussain, cuyo libro "The Scorpion's Tale" narra el surgimiento de la insurgencia en el país.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada