Ofrecen 10.000 libras de recompensa para atrapar a los asesinos de periodista

La ONG Crimestoppers ha ofrecido una recompensa de 10.000 libras (11.558 euros) a quien aporte información que lleve a la detención de los asesinos de la periodista norirlandesa Lyra McKee, tiroteada hace una semana por el grupo terrorista disidente Nuevo IRA.

"Esta muerte ha conmocionado a Irlanda del Norte y también ha provocado una condena internacional. McKee solo estaba haciendo su trabajo como periodista independiente", declaró este jueves un portavoz de Crimestoppers al presentar este llamamiento a la colaboración ciudadana.

Según la organización, la recompensa puede "ser decisiva" para lograr que "los seres queridos de Lyra y a toda la comunidad" obtengan "las respuestas que merecen".

El incentivo económico estará disponible hasta el próximo 24 de julio y se pagará a quien ofrezca "información que conduzca directamente" a la "detención y condena" de los responsables de la muerte de McKee, de 29 años.

La periodista fue abatida por disparos de un hombre enmascarado del grupo disidente Nuevo IRA -escisión del ya inactivo Ejército Republicano Irlandés (IRA) opuesta al proceso de paz-, mientras observaba junto a un vehículo policial los disturbios ocurridos el pasado 18 de abril en Derry, al noroeste de la provincia británica.

La periodista era editora del portal con sede en California Mediagazer, especializado en noticias del sector de los medios de comunicación, así como una figura relevante y muy querida entre la comunidad gay de Irlanda del Norte, que veía en ella un referente y una incansable defensora de los derechos de su colectivo.

Cientos de personas la despidieron este miércoles durante las exequias celebradas en su Belfast natal, que incluyó una misa en la Catedral de Santa Ana a la que asistieron los primeros ministros de Irlanda y el Reino Unido, Leo Varadkar y Theresa May, respectivamente.

También estuvieron presentes el líder de la oposición británica, el laborista Jeremy Corbyn, y los dirigentes políticos norirlandeses, a los que los religiosos oficiantes pidieron que reanuden su diálogo para evitar que los violentos desestabilicen el proceso de paz.

La salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) ha tensado las relaciones con la vecina Irlanda, al tiempo que este divorcio ha dividido a la sociedad norirlandesa.

Esta y otras cuestiones impiden, además, que el mayoritario Partido Democrático Unionista (DUP) y el Sinn Féin, antiguo brazo político del IRA, regresen al Gobierno autónomo de poder compartido, que permanece suspendido desde enero de 2017.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes