Ola de huelgas configura un escenario complicado en Bolivia

La Paz, ( AFP). Una serie de huelgas convocadas por separado por la mayor central sindical de trabajadores de Bolivia y el gremio del transporte público, además de protestas en curso de médicos de la red de salud pública, configuran un escenario complicado la semana próxima para el presidente Evo Morales.

La Central Obrera Boliviana (COB) llamó a la huelga desde el miércoles al viernes de la próxima semana en rechazo al decreto que ajusta los salarios en 8% y eleva de 815 a 1.000 bolivianos (143 dólares) el salario mínimo nacional, lejos de la demanda sindical de 1.150 dólares de sueldo básico mensual.

La COB, que convocó también para el 15 de mayo a una cumbre social que convocará a una huelga indefinida por el mismo motivo, resolvió además " apoyar el pedido de los médicos" de anular el decreto que amplía de 6 a 8 horas su jornada laboral, según el líder de la central, Juan Carlos Trujillo.

Médicos, paramédicos, funcionarios de la salud y estudiantes de medicina están en huelga desde hace 35 días y desde el miércoles recrudecieron las protestas con cortes de ruta en las principales regiones del país.

Este viernes interrumpieron esporádicamente con barricadas de piedras el tráfico vehicular de dos carreteras que conducen a Argentina, además de las interconexiones entre Cochabamba-Chuquisaca, Santa Cruz-Beni y La Paz-Oruro-Cochabamba.

En otra arista del conflicto, choferes del transporte público ratificaron que efectuarán entre el lunes y el martes próximos una huelga de 48 horas en rechazo a una ley municipal que intenta ordenar el caótico tráfico vehicular de La Paz.

Mientras está en curso una marcha de indígenas que avanza a pie 600 km desde la Amazonia hasta La Paz para oponerse a la construcción de un tramo carretero que, según ellos, afectará a una reserva ecológica en esa región.

Este explosivo cóctel de protestas sociales obedece, según las autoridades, a una acción premeditada que pretende desestabilizar al gobierno.

" Hay una mano negra en las protestas callejeras. Existe un plan de desgaste (del Gobierno) sin importar el precio que debe pagar la sociedad", sostuvo el viceministro de Régimen Interior, Jorge Pérez.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes