Oposición: Insultos a España le salen gratis a Venezuela

MADRID (AP). La oposición española dijo el miércoles que insultar a España le está saliendo gratis a Venezuela, mientras que el presidente José Luis Rodríguez Zapatero pidió colaboración y "sentido de estado" en asuntos de política exterior.

El líder del conservador Partido Popular, Mariano Rajoy, también exigió al ejecutivo socialista más gestos de cara a la disidencia cubana, como por ejemplo invitar a los grupos opositores a la fiesta nacional española del 12 de octubre en la embajada de La Habana.

Zapatero y Rajoy debatieron en el Congreso de los Diputados sobre los últimos acontecimientos que han marcado las relaciones bilaterales de España con Cuba y Venezuela: la muerte del disidente cubano Orlando Zapata y el auto judicial que vincula al gobierno de Hugo Chávez con la organización vasca ETA y las FARC.

Rajoy reiteró su petición de convocar al embajador de Venezuela en España para expresar por escrito el malestar del gobierno con las críticas de Chávez a algunas autoridades españolas. Además, solicitó una comparecencia parlamentaria del canciller Miguel Angel Moratinos para dar cuenta de esa supuesta colaboración de Venezuela con ETA y las FARC.

"Si no, se puede transmitir la sensación de que insultar a España o a su gobierno es gratis", subrayó Rajoy.

Zapatero aclaró que cada vez que algún dirigente venezolano ha hecho alguna "declaración inaceptable", el gobierno ha salido en defensa de los intereses nacionales "en los términos adecuados". Sin entrar en las acusaciones del magistrado Eloy Velasco, insistió en que su política hacia Venezuela y otros países es la de no dejar ni un solo resquicio de apoyo a ETA.

En cuanto a Cuba, el jefe del ejecutivo socialista manifestó que la lucha por los derechos humanos es una prioridad absoluta y señaló que su política de diálogo con el gobierno de Raúl Castro busca "ser útil".

Además, remarcó que sigue trabajando en el caso de algunos disidentes, aludiendo al caso del periodista cubano en huelga de hambre Guillermo Fariñas, quien recientemente rechazó una oferta de asilo político en España.

Por su parte, Rajoy reclamó más gestos de cara a la oposición cubana y que, por ejemplo, se les invite a la fiesta nacional española del 12 de octubre en la embajada de La Habana, como ocurría durante la presidencia de José María Aznar (1996-2004).

Además, solicitó que la Cruz Roja internacional supervise las cárceles cubanas y exigió al gobierno socialista que no intente modificar la llamada Posición Común de la Unión Europea, un texto vigente desde 1996 que condiciona las relaciones plenas entre Bruselas y La Habana a cambios en el sistema comunista de la isla.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes