Oposición boliviana se juega todo en comicios regionales

LA PAZ (AP). La oposición al presidente Evo Morales pondrá en juego todo su peso político el domingo en las elecciones regionales de Bolivia.

El mandatario se involucró de lleno en la campaña electoral con la esperanza de lograr pleno dominio territorial sobre todo en regiones dominadas por la oposición conservadora.

Después de su arrollador triunfo con el 64% de los votos en diciembre pasado tiene el control del Legislativo, designó a varios magistrados de los órganos más importantes de la justicia y controla la mayoría de las nueve gobernaciones.

Para el mandatario, las elecciones del domingo podrían ser la coronación en su objetivo de controlar todo el poder. Para la oposición derechista será un desquite en su afán por recomponer fuerzas en sus bastiones en los comicios en que se elegirán nueve gobernadores y 337 alcaldes.

Será la sexta consulta desde el 2005 cuando Morales fue elegido por primera vez. Todas fueron ganadas a nivel nacional por el mandatario.

Las encuestas dan un triunfo de los rivales en Santa Cruz, baluarte de la oposición autonomista, y en Beni; mientras en Tarija y Chuquisaca la pelea por las gobernaciones es pareja. En otras cinco regiones, incluyendo La Paz y Pando el gobierno es favorito.

Santa Cruz es la mayor región agroindustrial, mientras que Beni está dominado por ganaderos y hacendados. Nunca antes Morales pudo ganar en ambas regiones situadas en el oriente y para seducir al electorado escogió a una ex reina de belleza como candidata en Beni y a un intelectual socialista en Santa Cruz, ambos independientes.

Incluso estuvo impulsando la celebración del Miss Universo en Santa Cruz, la capital de las reinas de belleza y la farándula pero desistió por costos económicos.

"Necesito alcaldes y gobernadores para trabajar por cinco años, imagínense cinco años de peleas con algunos gobernadores de derecha", señaló el mandatario en cierres de campaña.

Las cuatro regiones que se autodenominan media luna por su ubicación geográfica pretendieron hace dos años crear gobiernos autónomos para debilitar al mandatario izquierdista, pero el eje se debilitó tras una dura lucha salpicada de violencia en 2008.

Morales busca el control territorial en regiones dominadas por la oposición para consolidar un "gobierno autoritario", ha dicho el líder opositor autonomista de Santa Cruz Carlos Dabdoub.

Lo que está en juego "es la fuerza que tendrá la oposición a Evo Morales", explicó el analista Jim Shultz del Centro para la Democracia, una ONG con base en Estados Unidos y Bolivia. "No hay una oposición política y la oposición más fuerte por ahora está en las prefecturas (gobernaciones)", acotó.

Tras su derrota en las elecciones de diciembre la oposición está en desbande. El rival derechista de Morales en esos comicios, Manfred Reyes Villa, salió clandestinamente del país y denunció persecución política por procesos en su contra cuando era gobernador en Cochabamba.

Otro de los rivales está en la cárcel a la espera de un juicio por su presunta participación en una masacre de campesinos leales a Morales en 2008. Otros líderes políticos opositores y ex presidentes tienen demandas judiciales y han denunciado al gobierno.

Morales se fortaleció cuando tenía una oposición fuerte y ahora que no la tiene comenzó a mostrar fisuras en sus bases por disputas internas.

La otra novedad de las elecciones es que por primera vez se elegirán a miembros de legislativos locales en un paso más hacia un gobierno descentralizado.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes