Opositor radical venezolano Leopoldo López arriesga 10 años de cárcel

El dirigente opositor radical Leopoldo López, en prisión preventiva desde hace más de 100 días, comparece por segunda vez este lunes ante la justicia venezolana que podría condenarlo a 10 años de cárcel bajo cargos de asociación para delinquir, incendio y daños a la propiedad.

"La audiencia está prevista para las 10 de la mañana (14H30 GMT) del día lunes 2 de junio ante el tribunal 16 de Control de Caracas", informó a la AFP Juan Carlos Gutiérrez, uno de los abogados defensores.

Leopoldo López, coordinador nacional del partido opositor radical Voluntad Popular, fue el principal promotor de la estrategia "La Salida" para forzar con protestas callejeras la renuncia del presidente venezolano Nicolás Maduro, y fue recluido preventivamente en una cárcel militar desde el 18 de febrero.

El 12 de febrero una manifestación convocada por el dirigente culminó con fuertes disturbios y hace casi dos meses fue acusado por la Fiscalía de "instigación pública, daños a la propiedad en grado de determinador, incendio en grado de determinador y asociación para delinquir", cargos por los que podría cumplir hasta 10 años de prisión.

La primera audiencia preliminar convocada el 8 de mayo y a la que López se presentó, fue suspendida cuando el tribunal informó que estaba cerrado.

"Esperamos que este lunes los cargos presentados por la Fiscalía no sean aceptados por la ausencia de delitos en la actividad de Leopoldo López", dijo Gutiérrez.

Tal como se haría el 8 de mayo, el abogado aseguró que la defensa procura la liberación del dirigente opositor. "Él (López) sólo ha ejercido su derecho a expresar sus ideas como líder político, lo que implica formular críticas, recomendaciones, llamar a la protesta, pedir cambios en la política del país, que se cumpla la Constitución", explicó.

La nueva convocatoria se da en días en que López fue sancionado a 15 días sin visitas, luego de que le fueran decomisadas dos cartas dirigidas a las alcaldesas electas hace una semana en San Cristóbal (estado Táchira, oeste) y San Diego (Carabobo, centro) para suceder a sus esposos destituidos de esas dependencias y encarcelados por permitir las protestas en sus municipios.

Las detenciones de López, otros opositores y estudiantes han dado lugar a muchas de las protestas callejeras que desde hace casi cuatro meses han tenido lugar en las principales ciudades de Venezuela y que en las últimas semanas han bajado su intensidad.

Las protestas reclaman contra la inflación anual que roza 60%, la escasez de productos básicos como papel higiénico o café, así como la violencia criminal, y se han saldado hasta el momento con 42 muertos.

Las peticiones sobre la liberación de López y la de otros llamados "presos políticos" ha sido una de las condiciones de la oposición venezolana para continuar el diálogo con el gobierno, congelado desde hace tres semanas después de que la oposición criticara las detenciones masivas de estudiantes en Caracas.

Si López no resultara liberado este lunes, Gutiérrez asegura que además de continuar la defensa, apostarán al reinicio de esas negociaciones y al debate sobre una eventual ley de amnistía.


Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Vuelve a paralizar a todo PANAMÁ, en esta 8va temporada