Opositora nicaragüense afirma que el Gobierno de Ortega es "un sultanato"

La nicaragüense Azahalea Solís, miembro de la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, afirmó este miércoles en Medellín (Colombia), donde se celebra la 49 asamblea de la Organización de Estados Americanos (OEA), que el Gobierno de Daniel Ortega "es una especie de sultanato".

"Nosotros tenemos un Gobierno que es una especie de sultanato que no considera que la ley es un límite", aseguró Solís al intervenir en el foro "¿Hacia dónde va Nicaragua", organizado como parte de la cita hemisférica.

Por eso, consideró que en este momento "el primer obstáculo" que tienen para entablar "un diálogo con una dictadura", como considera al Gobierno de Ortega y de su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo, "es que las dictaduras consideran que no tienen nada que dialogar".

Además, aseveró que "el Gobierno de Nicaragua no se asume como victimario, sino como víctima de un golpe de Estado".

Las manifestaciones contra Ortega y su esposa se iniciaron el 18 de abril de 2018 por unas fallidas reformas de la seguridad social y se convirtieron en una exigencia de renuncia del mandatario.

En la represión desatada contra las manifestaciones han fallecido más de 300 personas.

Por su parte, la directora ejecutiva del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), Marlin Sierra, explicó que en su país "nada está normal" desde que Daniel Ortega regresó a la presidencia en 2007.

Según denunció, en Nicaragua es frecuente "la criminalización de la protesta social", lo que incluye la represión, secuestros, selectivos, acoso a la prensa independiente y la confiscación de medios, entre otros asuntos.

Además, sostuvo que la libertad de asociación, un derecho que está protegido por la Constitución nicaragüense, "ha sido violentado de forma constante para cerrar espacios civiles y restringir el accionar de organizaciones de la sociedad civil".

En el acto también participó la periodista Lucía Pineda, jefa de prensa del canal 100 % noticias que fue liberada el pasado 10 de junio junto al director de ese medio Miguel Mora como parte de una Ley de Amnistía.

Durante su intervención, Pineda aseveró que "una prensa libre es esencial para los derechos humanos y una vida en democracia" y aseveró que como periodista fue testigo de cómo los miembros y simpatizantes del Gobierno "fueron con todo" contra los opositores "de forma atroz e impune los derechos humanos de todo un pueblo".

"Desde el ojo periodístico podemos decir que Nicaragua vivió la masacre más documentada de la historia de América Latina", concluyó.

Por su parte, la integrante de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) Antonia Urrejola aseguró que están preocupados por "las amenazas y hostigamientos permanentes que están sufriendo" los presos que fueron liberados gracias a la Ley de Amnistía.

También mostró su preocupación por la situación "de los exiliados" y los "migrantes forzados", puesto que el número sigue creciendo.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes