Ordenan nueva evacuación por emergencia en hidroeléctrica en Colombia

Las autoridades en Colombia ordenaron el lunes una nueva evacuación ante el riesgo de la creciente del río que surte a la hidroeléctrica que se construye en el noroeste de Colombia y que amenaza a unos 130.000 pobladores.

Desde que inició la emergencia el 16 de mayo, han sido llevados a lugares seguros unos 8.000 campesinos, y de momento los organismos de socorro no han especificado cuántas personas más deberán ser desalojadas.

El puesto de mando que supervisa la emergencia emitió una nueva alerta de desalojo para tres de los 12 municipios que están en la zona de riesgo de la represa Hidroituango, en el departamento de Antioquia, según informó en un comunicado.

La situación la desencadenó un "flujo de agua" por uno de los túneles de desviación de Hidroituango, que podría provocar una creciente súbita del río Cauca.

Las comunidades (rurales) de Valdivia, Cáceres y Tarazá deberán "seguir la orden de evacuación preventiva", declaró a la AFP un vocero de la oficina de prevención y atención de desastres.

"Hemos evacuado 8.000 personas dentro de la emergencia, pero hay que esperar a que culmine este nuevo proceso para saber el total de personas reubicadas", dijo a la AFP Ana María Escobar, del puesto de mando.

A través de redes sociales, pobladores opuestos al proyecto y que son apoyados por el movimiento ambiental Ríos Vivos, exigieron "albergues y ayudas humanitarias dignas".

"No tenemos un albergue digno, al coliseo donde estamos le llueve mucho, los baños están supremamente sucios, estamos en una problemática muy terrible", dijo Blanca Gómez en un video distribuido por la ONG.

Hidroituango entró en emergencia después de que un derrumbe provocado por una falla geológica bloqueó uno de los túneles de desviación de aguas del río, según la Empresas Públicas de Medellín (EPM), el mayor socio del proyecto.

A raíz de ello, el embalse comenzó a llenarse sin estar terminado a la altura del vertedero, por donde debe seguir el cauce.

Cuadrillas de obreros trabajan a marcha forzada para subir la altura de la represa y desviar el agua por el vertedero. Las lluvias en la zona complican todavía más los trabajos.

Iniciada en 2010 con una inversión que supera los 3.000 millones de dólares, la megaobra atenderá casi una quinta parte de la demanda energética del país.

Las obras están a cargo del consorcio CCC Ituango integrado por la brasileña Camargo Correa (55%) y las colombianas Conconcreto (35%) y Coninsa-Ramón H (10%).

La fiscalía colombiana investiga la contratación y adjudicación de las obras, y posibles daños ambientales.

mro/vel/gm

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7