Organizaciones humanitarias envían ayuda a birmanos

BANGKOK (AFP) - Organizaciones internacionales de ayuda humanitaria comenzaron a encaminar este lunes alimentos y agua a Birmania, después de que un violento ciclón arrasase el fin de semana el sur del país, dejando más de 350 muertos y decenas de miles de personas sin hogar.

Pese a la devastación provocada por el ciclón tropital Nargis, la junta militar en el poder anunció que mantendrá como estaba previsto para el sábado un controvertido referéndum constitucional, que según los opositores tiene como objetivo reforzar el poder de los generales.

Con vientos de 190 km/h, el ciclón Nargis, que tocó suelo durante el fin de semana, dejó por lo menos 351 muertos y decenas de miles de damnificados, según un balance oficial provisional. Cinco regiones del país se vieron afectadas, en particular el delta de Irrawaddy (suroeste).

Varias localidades costeras quedaron totalmente destruidas, declaró a la AFP un portavoz de la Federación Internacional de la Cruz Roja, Michael Annear, al tiempo que reconocía que la ayuda había comenzado lentamenta debido a "problemas de movilidad" causados por la devastación.

"Distribuimos material a las personas que se quedaron sin vivienda, lonas para cubrir los tejados dañados, pastillas para purificar el agua, así como 5.000 litros de agua potable, hornillos, mosquiteras, mantas y ropa para los más necesitados", afirmó Annear. "Salimos lo antes posible pero tuvimos problemas con la movilidad debido a la cantidad de escombros y postes eléctricos que habían caído. Las autoridades y los habitantes han limpiado la red de carreteras así que la movilidad mejoró", agregó.

Cientos de monjes budistas se sumaron a los esfuerzos de los habitantes, la policía y los militares para limpiar las carreteras.

El gobierno militar afirmó que seguirá adelante con la organización de un referéndum el sábado acerca de una nueva Constitución, pero cuando los precios de los alimentos se triplican y el agua escasea la población afirma tener problemas más apremiantes. "No queremos democracia, ahora sólo queremos agua", afirmaba un hombre de 30 años que hacía cola frente al pozo de un vecino en Rangún, capital económica del país.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes