Ortega violaría reglas dando presidencia del SICA a Colom

MANAGUA (AFP). La posibilidad de que el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, no pase la presidencia temporal del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) a Costa Rica, el próximo semestre, "violaría" el derecho regional, advirtieron hoy martes juristas nicaragüenses.

Después de Nicaragua, que ostenta la presidencia del SICA este semestre, le correspondería a Costa Rica y luego a Panamá, pero el vicecanciller nicaragüense, Manuel Coronel, advirtió la víspera que Ortega podría alterar el sistema rotatorio y entregar la presidencia a Guatemala, que actualmente vive la peor crisis política de los últimos años.

Una decisión de esa naturaleza "violaría" el artículo 3 del reglamento del SICA, "que establece que la rotación de la presidencia del organismo se realizará por orden geográfico", subrayó el jurista y ex embajador nicaragüense ante la OEA, Carlos Tünnermann, a la AFP.

Por su parte, el ex canciller nicaragüense Emilio Álvarez estima que no es "prudente" trasladar la dirección del SICA a Guatemala, debido a la "situación un poco turbia que enfrenta Colom", a raíz de las denuncias vertidas en un video por el abogado Rodrigo Rosenberg, grabado tres días antes de su asesinato el pasado 10 de mayo.

La reacción de Costa Rica a las declaraciones de Coronado no se hizo esperar y advirtió en un comunicado, el lunes, que Nicaragua no tiene potestad para cambiar unilateralmente las reglas de rotación y que confía en que sus colegas del istmo respetarán "la institucionalidad regional".

El gobierno de Ortega considera que el presidente costarricense, Oscar Arias, no merece dirigir el organismo porque no ha asistido a ninguna de las reuniones convocadas entre enero y mayo en Nicaragua para abordar problemas regionales, como la gripe porcina, la crisis en Guatemala y la crisis financiera.

Costa Rica tampoco se ha adherido a los órganos de integración como la Corte Centroamericana de Justicia (CCJ), el Parlamento Centroamericano (Parlacen), que se instalaron a inicios de los 90, ni ha suscrito el convenio marco para la Unión Aduanera ni para la libre movilidad de personas en la región.

"A Costa Rica se le está acercando el momento, pienso yo, de tener que tomar una decisión" sobre su participación regional, advirtió Coronel, que últimamente ha prodigado sus críticas contra la actitud de Costa Rica, sobre todo, de cara a finalizar la negociación de un Acuerdo de Asociación entre Centroamérica y la Unión Europea.

Tünnermann considera que la propuesta del gobierno de Ortega "es una forma inapropiada de resolver los problemas" entre Nicaragua y Costa Rica, los cuales a su criterio "deben discutirse dentro del SICA" sin violentar el marco jurídico regional.

Para Álvarez, la pelea por el SICA es consecuencia de la disputa de liderazgo que Ortega y Arias arrastran desde el período convulso que vivió la región en la década de los 80, cuando ambos, durante su primer gobierno, buscaban erigirse en promotores del proceso de pacificación.

La hostilidad creció cuando Arias ganó en 1987 el Premio Nobel de la Paz 1987, en reconocimiento a sus esuferzos por la pacificar la región, un título que Ortega le reprocha siempre y se niega a reconocer.

Lo que pasa es que "a Ortega no le gusta el brillo que tiene Arias", un político "que habla con mucha claridad y con una posición de centro que no le gusta" al gobernante del Frente Sandinista (FSLN, izquierda), opinó Álvarez.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes