Palestinos muestran cautela a plan israelí en Jerusalén

Un histórico proyecto israelí de 500 millones de dólares para el desarrollo del áreas palestinas en el este de Jerusalén y sacar de la pobreza a los residentes, ha recibido una fría recepción de parte de las personas a las que supuestamente beneficiaría.

Israel ha dicho que espera que el programa mejore las condiciones de vida en los vecindarios palestinos pobres y les proporcione a los residentes acceso a la sólida economía israelí. Pero la comunidad palestina de la ciudad ve el proyecto con escepticismo y desconfianza, temerosa de que sea una manera para consolidar el control de Israel en el sector este después de más de 50 años de ocupación.

“Todos estos proyectos no tienen nada que ver con mejorar nuestras vidas”, dijo Ziad Hammoury, quien encabeza el Centro de Jerusalén por los Derechos Económicos y Sociales, un grupo activista. “Se trata de obtener cada vez más control en el este de Jerusalén”.

El programa “Encabezando el Cambio”, lanzado en mayo, intenta reducir la enorme brecha social entre los vecindarios palestinos y la parte occidental de la ciudad, de mayoría judía. Después de años de descuidos, los vecindarios palestinos sufren de una mala infraestructura, desatención y pobres servicios públicos, y casi el 80% de las familias palestinas de la ciudad viven en la pobreza.

El programa invertirá 2.000 millones de séqueles, 560 millones de dólares, en educación, infraestructura y ayuda a las mujeres palestinas para que ingresen a la fuerza laboral. Los fondos se invertirán en una serie de programas, incluyendo nueve proyectos piloto, durante cinco años con el objetivo de atraer eventualmente una mayor inversión privada y pública.

El programa fue instituido por el gobierno nacionalista de Israel. Se opone a la división de la ciudad pero parece haber concluido que el fortalecimiento de las áreas palestinas de Jerusalén es también conveniente a los intereses israelíes.

“Todos aquellos que realmente creen en una Jerusalén unida y aspiran a una soberanía plena deben actuar con determinación para gobernar por un lado y asumir la responsabilidad de desarrollar infraestructura por el otro”, dijo Zeev Elkin, ministro del gobierno para asuntos de Jerusalén, durante el lanzamiento del proyecto en mayo pasado. Se prevé que el ministerio que encabeza Elkin tenga un papel fundamental en la implementación del programa, además de que él se postuló para alcalde de la ciudad en las elecciones de este año.

Quienes diseñaron el programa reconocen su delicadeza política, pero afirman que incluye beneficios económicos reales. Dijo que integrar a los palestinos a una sociedad más israelí generará mayores oportunidades.

“Es una población como cualquier otra. Merece recibir servicios públicos como todos”, dijo Shaul Meridor, director del departamento presupuestal del ministerio de Finanzas. “Económicamente, está muy claro para todos que su ayudamos a esta población a estar en mejor forma, se beneficiarán, al igual que todos los demás.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes