Panamá apuesta por una paz en O.Medio con mayor participación internacional

El presidente de Panamá, Juan Carlos Varela, aseguró hoy en entrevista con Efe durante su viaje oficial a Israel y Palestina que apuesta por una paz en la región que deberá impulsarse en un marco más amplio que hasta ahora, con participación de más países y respaldada por la comunidad internacional.

Varela se entrevistó ayer con el primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, con el que mantuvo una conversación "muy franca", puesto que la relación entre ambos países les permite hablar abiertamente incluso los temas en los que hay discrepancias, aseguró.

Entre ellos estaría lo ocurrido en la última semana en la Franja de Gaza, donde el Ejército israelí mató a 62 manifestantes palestinos, pacíficos según estos y que trataban de penetrar en su territorio violentamente según Israel.

"Panamá es impulsor de derechos humanos de Naciones Unidas en Ginebra y pidió que se viera lo sucedido" para que "no se vuelva a repetir", explicó presidente.

Señaló que "es un error que miles de manifestantes se acercaran a cortar una cerca, a violar la integridad territorial de un país", pero apuntó "que el uso de la fuerza letal también es un tema que debe ser evaluado", sobre todo, "para evitar distanciarse" de las posibilidades de diálogo.

"Hemos pedido que se debata el caso, pero apoyamos el derecho de Israel a defender sus fronteras, su integridad", dijo el dignatario.

Esta tarde, Varela se convertirá en el primer presidente panameño que hace una visita oficial a Palestina y se entrevistará en Ramala con el presidente, Mahmud Abás, a quien instará a volver a la mesa e negociación

El mensaje al líder palestino será transmitirle que "que es importante reiniciar el diálogo en búsqueda de la solución de dos estados" y, también, "respetar el derecho de Israel a vivir en paz".

Varela considera que este viaje le ha permitido obtener "una impresión de primera mano del conflicto de Medio Oriente" y salió de sus debates con las autoridades locales "con la conclusión que el diálogo debe ser propuesto por la comunidad internacional".

Sobre el rechazo palestino a que EEUU siga actuando como mediador, tras inaugurar esta semana una embajada en Jerusalén, Varela cree que "no hay que excluir a nadie" pero está convencido de que "el próximo mediador de paz no será un Camp David bilateral", sino que tendrá que contar con la participación de más países, entre los que podrían estar China, Rusia, Arabia Saudí o Emiratos Árabes.

"En Oriente Medio, con tanto conflicto, tantas heridas y tantos años", para "una paz duradera deben estar todas las partes, por eso coincido con que más países sean parte de un diálogo de paz que debe ser mucho más amplio", dijo, y ofreció la ayuda de su país en la búsqueda de la paz.

Panamá ha decidido no seguir los pasos de Washington, de Guatemala y de Paraguay y no trasladar su embajada a Jerusalén hasta que "haya un acuerdo de paz", respetando el hasta ahora consenso de la comunidad internacional.

"Nuestra intención es mantener la embajada en Tel Aviv para evitar que una decisión soberana pueda complicar un posible reinicio de un diálogo", dijo, y explicó que su país "apoya la solución de dos estados y deja abierto al diálogo el tema de Jerusalén" que es "muy sensible", pero considera que el debate "debe ser en base a la solución de dos estados".

Muestra su optimismo asegurando que si se ha conseguido llegar a un acercamiento entre Estados Unidos y Corea del Norte, que se encontrarán próximamente en Singapur, "¿Porqué no pensar muy pronto en el reinicio del diálogo de paz en el Medio Oriente entre Israel y Palestina que permita definir temas?", incluido "el de las embajadas".

El presidente ve en Israel "una democracia madura" y "un país muy avanzado" en ámbitos como la agricultura, gestión de agua o la salud, del que intentan tomar ejemplos, y presenció ayer la firma de un tratado de libre comercio y un memorando de entendimiento para un centro tecnológico

Sobre los cambios sociales apostó por "seguir abriendo espacios para las mujeres" y reflexionó que él nombró a dos mujeres para la Corte Suprema de Justicia "y nunca dos figuras tan buenas, tan comprometidas, se les ha atacado tanto", lo que muestra que "aún queda mucho camino" por recorrer para llegar a la equidad, si bien puso en valor el trabajo de su mano derecha, la vicepresidenta y canciller Isabel de Saint Malo, que le acompaña en este viaje. EFE

jma-aca/alf

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7