Panamá: restos de presuntos subversivos llevan 2 años en morgue

PANAMA (AP). Los cadáveres de tres presuntos guerrilleros colombianos cumplirán dos años de estar engabetados en una morgue judicial panameña sin ser indentificados ni reclamados, en un caso inmerso en la desidia oficial y la incertidumbre.

El director general del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses (IMELCF), Humberto Mas, dijo en una entrevista con la AP que hasta el momento nadie se ha presentado a identificar los tres occisos, mientras que las autoridades colombianas no parecen mostrar interés en el asunto.

Aseguró que la embajada panameña en Bogotá ha realizado gestiones, que al país vecino se han enviado huellas dactilares de los fallecidos; que se les han realizado exámenes odontológicos y pruebas de ADN, pero que no hay con quién cotejarlas.

"No aparece ninguno que los identifique", señaló Mas, quien asegura que los cadáveres seguirán de "huéspedes" en la morgue hasta tanto alguna orden superior como la del Ministerio Público o fiscalía general decida otra cosa.

"No veo ninguna autoridad que se mueva" o atienda el asunto, afirma Mas. "Está en el limbo".

The Associated Press consultó el jueves a la embajada colombiana en esta capital sobre el tema, pero la oficina de prensa sugirió que cualquier información se solicitara a la Cancillería de ese país mediante un correo electrónico.

Una opción que se menciona entre las autoridades de medicina forense es enterrarlos y preservar las pruebas de ADN ante eventuales reclamos, pero el IMELCF no tiene la potestad para tomar esa decisión y tampoco se atreve a dar ese paso ante la posibilidad de que se esté frente a un asunto "sensitivo", afirmó Mas.

Las autoridades de seguridad panameñas señalaron hace dos años que los cadáveres corresponden a miembros de la guerrilla Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Los tres murieron en un enfrentamiento con agentes de la policía de frontera panameña que patrullaba un sector costero de la provincia de Darién, que limita con Colombia. Los hombres se desplazaban en bote con armas de grueso calibre y dispararon cuando se les dio un aviso de alto, según las autoridades.

Mas dijo que surgieron informes de que Colombia haría gestiones para llevarse los cadáveres, pero que eso quedó en el aire.

Los fallecidos fueron enterrados en Darién pero dos o tres días después los cadáveres fueron exhumados en estado putrefacto, enviados a la capital para su análisis y desde entonces permanecen en la morgue judicial, contó Mas.

A uno de ellos se le encontró una cédula de ciudadanía, pero Mas consideró que eso no es suficiente para establecer cabalmente de quién se trata.

Dijo que se ventilan algunas hipótesis sobre el por qué no se ha podido dar con la identificación de los cadáveres, entre ellas que pobladores en la frontera con Colombia que a lo mejor conocían a los fallecidos no quieran hablar por temor a represalias de la guerrilla, cuyos miembros han realizado incursiones a territorio panameño en el pasado, según denuncias de lugareños.

"¿Qué va a pasar?. No sé", subrayó Mas, quien estuvo acompañado por el jefe del laboratorio biomolecular (ADN), Diomedes Trejos. "Algún día por cuestiones de bioseguridad, decidimos enterrarlos y se acabó ésto", pero considera que las autoridades superiores pueden llegar a cuestionar después esa medida.

"Mejor, que estén allí mientras", subrayó. "Eso cae en una inercia... nadie toma una decisión".

Para Trejos, "lo ideal" sería enterrarlos y mantener las pruebas de ADN.

___

Juan Zamorano está en twitter en @Juan_ZamoranoAP

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes