Panamá reitera que el Aquarius no tenía permiso para rescates en Mediterráneo

La vicepresidenta y ministra de Exteriores panameña, Isabel de Saint Malo de Alvarado, afirmó hoy que el barco Aquarius no contaba con el permiso para rescatar emigrantes en el Mediterráneo, según su contrato con la Autoridad Marítima de Panamá, y que por eso se le retiró la bandera el mes pasado.

"Lo que sucedió con el Aquarius es que, en efecto, el barco no estaba cumpliendo con las normativas y por eso Panamá le retiró la bandera, cosa que habían hecho otros países anteriormente", señaló a Efe la vicepresidenta, que se encuentra de visita oficial en Tailandia.

No obstante, puntualizó que su país no descarta devolver la bandera a la embarcación, siempre que esta "cumpla con las normas que le toque cumplir", al tiempo que defendió que haya un "balance" entre los derechos de los migrantes y la soberanía de los países a gestionar los movimientos migratorios.

"El mundo tiene que buscar la manera de que los niños que emigran sigan educándose, que las personas que emigran tengan acceso a salud", manifestó De Saint Malo.

"A la vez que Panamá aboga por el trato digno, humanitario, centrado en las personas, respetamos la soberanía de cada país de definir qué políticas aplica para tratar con los migrantes. Es una decisión soberana de cada país", agregó.

La canciller recordó que Panamá es un país de tránsito para emigrantes de todo el mundo que llegan a Ecuador o Brasil y cruzan Centroamérica a pie con la esperanza de llegar a Estados Unidos.

"Y Panamá los acoge con mucho respeto y siempre salvaguardando la dignidad humana y dándole atención médica", aseveró De Alvarado, que añadió que su país ha apoyado la negociación del Pacto Mundial para la Migración que se adoptará formalmente el próximo diciembre en Marrakech (Marruecos).

El Aquarius, fletado por las ONG Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranee, ha rescatado a cientos de inmigrantes en el Mediterráneo y se encuentra ahora en su puerto base en Marsella (Francia) a la espera de que un nuevo pabellón les permita reanudar su actividad.

Se trataba del último barco de búsqueda y rescate no gubernamental en ayuda de los emigrantes, procedentes en su mayoría del África Subsahariana, que se embarcan en peligrosas travesías para llegar a Europa.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes