Papa desafía a Beijing al consagrar obispo para Hong Kong

CIUDAD DE EL VATICANO ( AP). El papa Benedicto XVI reafirmó el sábado su derecho exclusivo para ordenar obispos y consagró a un prelado chino, en un desafío implícito a los intentos de la iglesia oficial en China para nombrar obispos sin aprobación papal.

Monseñor Savio Hon Tai-Fai, prelado salesiano de 60 años oriundo de Hong Kong y nombrado en fecha reciente al segundo cargo en la oficina apostólica del Vaticano, fue uno de los cinco obispos que ordenó el papa en la Basílica de San Pedro.

La consagración de Savio Hon Tai-Fai tuvo lugar en momentos en que las relaciones entre la Santa Sede y Beijing se encuentran en su punto más bajo debido a que la iglesia que recibe apoyo gubernamental en China ha ordenado obispos sin el consentimiento papal.

Benedicto no se refirió específicamente a China en su homilía, pero insistió en general en el deber y la necesidad de que el Papa nombre los obispos para garantizar la sucesión apostólica.

Dijo que una de las funciones principales de un obispo es garantizar la " cadena ininterrumpida de comunión" con los apóstoles.

" Ustedes, mis queridos hermanos, tienen la misión de conservar esta comunión católica", expresó Benedicto XVI. " Ustedes saben que el Señor Todopoderoso encomendó a San Pedro y sus sucesores que fueran el centro de esta comunión, los garantes de la existencia de la comunión apostólica y la fe plenas".

Cuando llegaron las autoridades comunistas al poder en China, obligaron en 1951 a sus católicos a que interrumpieran vínculos con el Vaticano. Aunque el gobierno de China sólo reconoce a las iglesias católicas sobre las que tiene control, millones de chinos pertenecen a congregaciones no oficialistas leales a Roma.

Las partes han recurrido al diálogo para disminuir las tensiones, pero uno de los puntos principales de fricción ha sido la insistencia de la iglesia china de que ella y no el Papa tenga el derecho de nombrar a los obispos. La iglesia china sostiene que la postura de Roma constituye una intromisión en sus asuntos internos.

Ambas partes se habían avenido en los últimos años a un tipo de acuerdo, aunque frágil, en el que Roma aprobaba de manera tácita los obispos que designaba Beijing.

Ese acuerdo pareció romperse casi a finales de 2010 debido al ordenamiento de un obispo sin la venia papal por parte de la iglesia china, la cual dijo que se vio obligada a efectuar el nombramiento ante una falta de respuesta de El Vaticano.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes