El Papa en Fátima lamenta aborto y matrimonio homosexual

FATIMA, Portugal ( AP). El papa Benedicto XVI tildó el jueves al aborto y el matrimonio homosexual como algunos de los peligros más " insidiosos" que encara el mundo de la actualidad, e insistió en las enseñanzas de la Iglesia al mismo tiempo que intenta dejar atrás los escándalos de pederastia surgidos en algunos sectores del clero.

El Papa ofició una misa al aire libre, punto culminante de su visita de cuatro días a Portugal con motivo del 93er aniversario de la aparición de la Virgen María _ según la tradición católica _ a tres pastorcitos en este santuario mariano en 1917.

Aunque en el primer día de su viaje Benedicto XVI admitió el martes de la existencia de " pecados dentro de la Iglesia", para el jueves se centró en reafirmar la doctrina de la Iglesia en este país mayormente católico, donde fue legalizado el aborto en 2007 y en el que el Parlamento aprobó en enero un proyecto de ley que permite el matrimonio homosexual.

Además, un juez portugués facilitó en 2008 la obtención del divorcio incluso cuando se opone uno de los esposos.

El vocero vaticano, el padre Federico Lombardi, aludió a los congregados en Fátima al afirmar que es " muy hermoso y animador" que los peregrinos no han renunciado a exteriorizar su fe pese a los meses de escándalos de pederastia dados por algunos clérigos en Europa y por los obispos y funcionarios vaticanos que los encubrieron.

Los creyentes comprenden " la capacidad de la Iglesia para superar con efectividad _ vía la conversión, la penitencia y la plegaria _ la dimensión del verdadero pecado que existe en nuestra comunidad", dijo Lombardi.

Benedicto XVI dijo a los reunidos que aprecia su lucha contra el aborto y la promoción de la familia basada en el " matrimonio indisoluble entre un hombre y una mujer".

Dichas iniciativas " ayudan a responder a algunas de las amenazas más insidiosas y peligrosas de hoy contra el bien común", agregó. " Junto con muchas otras formas de compromiso, dichas iniciativas son un elemento esencial en la construcción de la civilización del amor".

Ante unos 400,000 peregrinos reunidos para una misa al aire libre, Benedicto XVI también ofreció un mensaje de alivio a quienes sufren, diciendo que el sufrimiento no es en vano.

" Vine a Fátima para rezar, en unión con María y tantos peregrinos, por nuestra familia la humanidad, afligida como lo esta ahora por varias pesadumbres y sufrimientos", dijo Benedicto XVI a la multitud.

Tras la misa, el Papa bendijo a más de 400 personas enfermas, que suelen hacer el peregrinaje en busca de curación.

Benedicto XVI es el tercer pontífice que visita Fátima, el primero fue Pablo VI en 1967. Juan Pablo II, quien fue herido a disparos el 13 de mayo de 1981 en la plaza de San Pedro, vino tres veces antes de su muerte pues creía que la " mano no vista" de la Virgen le " rescató de la muerte", dijo Benedicto XVI el miércoles.

La bala que casi mató a Juan Pablo II es parte de una corona que tiene la estatua de la Virgen de Fátima. La figura de la Virgen, adornada con rosas blancas y amarillas, fue transportada a hombros por un grupo de soldados poco antes de comenzar la misa.

Benedicto XVI regresará al Vaticano el viernes tras celebrar una misa en Oporto, la segunda ciudad del país.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes