Papa Francisco visita Macedonia del Norte

En la primera visita papal de la historia a Macedonia del Norte, Francisco intentó alentar los esfuerzos del país por integrarse en las instituciones europeas tras un cambio de nombre que resolvió una disputa de décadas con Grecia.

En una reunión con miembros del gobierno, Francisco elogió la cultura multiétnica e interreligiosa en el país y dijo que su ejemplo como puente entre Oriente y Occidente demuestra que la coexistencia pacífica es posible.

“Estos rasgos en particular son también muy significativos para una integración mayor con las naciones de Europa”, dijo. “Es mi esperanza que esta integración avance de una forma que sea beneficiosa para toda la región de los Balcanes Occidentales, con un respeto inquebrantable a la diversidad y a los derechos fundamentales”.

El cambio de nombre del país, del disputado República de Macedonia a Macedonia del Norte, entró en vigor en febrero como parte de un acuerdo para poner fin a su disputa con Grecia, que impedía que la exrepública yugoslava entrase en la OTAN y la UE.

Tras aterrizar en el aeropuerto de la capital, Skopie, Francis acudió en auto _ un pequeño Volkswagen Jetta _ a una reunión con el presidente saliente, Gjore Ivanov. Su visita de 10 horas incluyó un momento de oración en la casa museo dedicada a la Madre Teresa, así como una misa para la pequeña comunidad católica del país.

Ataviadas con sus saris blancos, las monjas de las Misioneras de la Caridad, la congregación fundada por la Madre Teresa, rodearon a Francisco para rezar en un recinto construido sobre las ruinas de la iglesia donde fue bautizada la religiosa en 1910.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes