Papa insta a Merkel a luchar por el Acuerdo de París

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo que el papa Francisco la exhortó a trabajar para preservar el Acuerdo de París contra el cambio climático a pesar de la retirada de Estados Unidos y que compartió su objetivo de “derribar muros”, no construirlos.

Merkel y Francisco se reunieron durante unos 40 minutos el sábado en el Palacio Apostólico, donde hablaron sobre todo de la cumbre del Grupo de los 20 que Alemania hospedará en Hamburgo los días 7 y 8 de julio.

El Vaticano dijo que las conversaciones se enfocaron en la necesidad de que la comunidad internacional combata la pobreza, el hambre, el terrorismo y el cambio climático.

Merkel dijo a los reporteros que le informó al papa sobre la agenda de Alemania para el G20. En esa agenda, agregó, Alemania “asume que somos un mundo en el que queremos trabajar juntos multilateralmente, un mundo en el que no queremos construir muros sino derribar muros”.

Francisco ha pedido constantemente a las naciones que construyan puentes y no muros. Ha hecho referencia al muro que el gobierno del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quiere construir en la frontera con México.

Merkel dijo que Francisco la alentó a luchar por acuerdos internacionales, incluso el Acuerdo de París de 2015, cuyo objetivo es frenar las emisiones de gases que atrapan el calor en la atmósfera.

“Sabemos que, lamentablemente, Estados Unidos está dejando este acuerdo”, afirmó Merkel.

De la misma manera como lo hizo cuando Trump lo visitó el mes pasado, Francisco dio a Merkel una copia de su encíclica ambiental “Laudato si”, que retrata la lucha contra el cambio climático y el cuidado del medio ambiente como una obligación moral urgente.

Francisco publicó la encíclica antes de las últimas negociaciones hacia el Acuerdo de París, con la esperanza de promover un consenso mundial sobre la necesidad de cambiar los modelos de desarrollo “perversos”, que dijo que han enriquecido a los ricos a expensas de los pobres y convirtieron la creación de Dios en una “Inmenso montón de inmundicia”.

La audiencia privada comenzó con una expresión de condolencias de Francisco por la muerte del excanciller Helmut Kohl. En su nota formal de condolencias, el pontífice calificó a Kohl de “gran estadista y europeo convencido” que trabajó incansablemente por la unidad de su patria y del continente.

En un tono particularmente sincero, el papa dijo que estaba rezando para que Dios le dé a Kohl “el regalo de la alegría eterna y la vida en el cielo”.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7