El Papa impuso el Palio a arzobispo José Domingo Ulloa

Ciudad del Vaticano (EFE). El papa Benedicto XVI impuso este martes en el Vaticano el Palio, símbolo de comunión con el Obispo de Roma, a 38 arzobispos de todo el mundo, entre ellos dos colombianos, dos mexicanos, dos brasileños, un ecuatoriano y un panameño.

Se trata de Luis Gerardo Cabrera Herrera, arzobispo de Cuenca (Ecuador), los colombianos Ricardo Antonio Tobón Restrepo, de Medellín, y Luis Madrid Merlano, de Nueva Pamplona, y el panameño José Domingo Ulloa Mendieta, de Panamá.

Los brasileños son Antônio Fernando Saburido, de Olinda y Recife, y Alberto Taveira Correa, de Belém do Pará; y los mexicanos Constancio Miranda Weckmann, de Chihuahua, y Carlos Gargias Merlos, de Acapulco.

También recibieron el Palio los arzobispos españoles Juan José Asenjo Pelegrina (Sevilla), Jesús Sanz Montes (Oviedo) y Ricardo Blázquez Pérez (Valladolid).

El Palio es una faja de lana blanca, de entre cuatro y seis centímetros de ancho, con seis cruces de seda negra bordadas longitudinalmente.

Están confeccionados con la lana de dos corderos blancos que tradicionalmente eran bendecidos en la basílica romana de Santa Inés en Nomentana el 21 de enero de cada año, la festividad de la santa.

En los últimos años han sido bendecidas en el Vaticano, donde son llevados los corderos ante el Papa en sendas cestas de mimbre decoradas con flores.

Los dos animales, ofrecidos por el cabildo de la basílica de San Juan de Letrán siguiendo una antigua tradición, son más tarde entregados a las monjas benedictinas de Santa Cecilia, que se encargan de esquilarlos y confeccionar los palios.

Al principio el Palio era un signo litúrgico exclusivo de los papas, aunque más tarde éstos lo concedieron a los obispos que habían recibido de Roma una especial jurisdicción.

El primer Papa que lo concedió fue Simmaco, en el año 513 y lo impuso a Cesario, obispo de Arles (Francia).

Desde entonces se extendió esta imposición a los arzobispos metropolitanos.

Tras la imposición del Palio, en el ángelus, el Papa saludó en español a los varios centenares de fieles de España y Latinoamérica presentes, así como a los arzobispos metropolitanos que acababan de recibir el palio, a los que invitó a seguir el ejemplo de san Pedro y san Pablo "para que, cada vez más unidos al Señor, sepáis dar en vuestra vida abundantes frutos de santidad y apostolado".

Después hablando en portugués tuvo palabras de afecto para los arzobispos brasileños y angoleños que recibieron el Palio, así como para sus familiares y amigos, para los que invocó la protección de la Virgen.

"Uma cordial saudação para os Arcebispos Metropolitas de Angola e do Brasil que acabaram de receber o pálio, e também para os familiares e amigos que os acompanham: A Santíssima Virgem guie e proteja maternalmente a cada um deles e ao Rebanho que lhes foi confiado", dijo hablando en portugués.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes