Papa almuerza con pobres, condena ataques contra iglesias

CIUDAD DEL VATICANO (AP). El papa Benedicto XVI almorzó el domingo con unas 250 personas de escasos recursos en una comida posnavideña, poco después de lamentar los recientes actos mortales de violencia contra creyentes en varias partes del mundo, que describió como "absurdos".

Antes de la comida, Benedicto XVI dio su bendición dominical desde la ventana de su estudio, enviando un mensaje de condena por los ataques realizados el día de Navidad contra creyentes en las Filipinas y Nigeria.

El pontífice se refirió también al ataque suicida con bomba en Pakistán, en el que fallecieron unas 45 personas en un centro de distribución de alimentos.

"Una vez más, la tierra está manchada de sangre", se lamentó.

Una bomba explotó durante una misa de Navidad en una capilla ubicada en el interior de un campo de la Policía en el sur de las Filipinas, dejando heridos a un sacerdote y 10 feligreses. También el sábado, seis personas murieron en ataques contra dos iglesias en el norte de Nigeria, perpetrados por miembros de sectas musulmanes.

"Envío mis sentidas condolencias a las víctimas de esta violencia absurda y una vez más repito mi llamado a abandonar el camino del odio y encontrar soluciones pacíficas a los conflictos" para que la gente viva en paz y con seguridad, dijo el pontífice.

El año pasado, el Papa fue a uno de los lugares en los que se distribuyen alimentos calientes a los pobres en Roma, pero este año el almuerzo se celebró dentro del salón principal de audiencias del Vaticano.

Junto al Papa y sus invitados comieron unos 250 monjas, seminaristas y sacerdotes de la orden de Misionarios de la Caridad de la Madre Teresa, que dirige comedores populares alrededor de Roma.

El menú incluyó lasaña con salsa boloñesa hecha en casa, trozos de ternera con papas asadas, una tradicional torta amarilla de Navidad con pedazos de chocolate y crema chantillí, y café.

El Papa destacó que en el domingo que sigue a la Navidad tradicionalmente se celebra a la familia, tomando como base el nacimiento de Jesucristo. Subrayando su rechazo por el matrimonio entre gays y el aborto, Benedicto XVI enfatizó que cada niño se merece una mamá y un papá que lo quieran y reciban como un regalo.

"Eso es lo que le da seguridad a los niños y, a medida que crecen, les permite descubrir el sentido de la vida", expresó.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes