El Papa censura a los obispos irlandeses

CIUDAD DEL VATICANO ( AP). El papa Benedicto XVI censuró el sábado a los obispos irlandeses por " graves errores de juicio" frente a los abusos de menores por parte de religiosos, y ordenó una investigación de la Iglesia irlandesa.

En una carta pastoral a los fieles irlandeses, leída en toda Europa en medio de un creciente escándalo multinacional, el pontífice no admitió responsabilidad alguna por parte del Vaticano. Y tampoco mencionó castigos específicos para los obispos acusados por las víctimas e investigaciones del gobierno irlandés por haber encubierto años de abusos.

Aunque la carta estaba dirigida a los irlandeses, el Vaticano dijo que podía interpretarse como que se aplicaba a otros países. Cientos de denuncias de abusos han salido recientemente a luz en toda Europa, incluso en la Alemania natal del Papa.

" Ustedes han sufrido lastimosamente y lo siento profundamente", dijo Benedicto, hablando a las generaciones de católicos irlandeses que padecieron abusos " pecaminosos y criminales" a manos de sacerdotes, hermanos religiosos y monjas.

" Es comprensible que encuentren difícil perdonar o reconciliarse con la Iglesia", agregó. " En su nombre, manifiesto abiertamente la vergüenza y remordimiento que sentimos todos".

Benedicto aplicó sus términos más enérgicos a los autores de los abusos, diciendo que habían traicionado la confianza de los fieles, avergonzando a la Iglesia, y que debían responder tanto ante Dios como ante las autoridades civiles.

" No oculten nada", les exhortó. " Reconozcan abiertamente sus culpas y sométanse a las demandas de la justicia, sin perder confianza en la misericordia divina".

Benedicto culpó a los obispos irlandeses por no haber aplicado el propio derecho canónico que dispone enérgicos castigos a los abusadores de menores.

Pero no los condenó específicamente por no haber denunciado los casos de abusos a la policía, limitándose a decir que se cometieron errores graves y que ahora deben " seguir cooperando con las autoridades civiles".

" Reconozco lo difícil que era abarcar la magnitud y complejidad del problema, de obtener información confiable y tomar las decisiones correctas a la luz de consejos expertos contradictorios", escribió Benedicto.

" De todos modos, debe admitirse que se cometieron graves errores de juicio y que hubo fallas de liderazgo. Y esto ha socavado seriamente vuestra credibilidad y efectividad", agregó.

Aunque la carta pastoral no mencionó castigos para los obispos, el Papa ordenó una investigación vaticana de algunas diócesis, seminarios y órdenes religiosas. Esa medida sólo se toma cuando Roma considera que una Iglesia local no es capaz de lidiar con un problema de por sí. El Vaticano ordenó dicha " visita apostólica" a seminarios estadounidenses cuando estalló el escándalo de abusos sexuales en el 2002.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7