Papa denuncia en Francia el fanatismo fundamentalista

PARIS (AP). El papa Benedicto XVI denunció el viernes el fanatismo fundamentalista en un discurso a personajes de la cultura, incluyendo líderes musulmanes, al comienzo de un peregrinaje por Francia. Su visita ha reavivado el debate sobre el alcance de la influencia de la religión sobre la política.

En declaraciones separadas, incluyendo un discurso al presidente conservador francés Nicolas Sarkozy, Benedicto instó a que la religión desempeñe un papel en la elaboración de las políticas públicas, una posición que suscitó la oposición de algunos de los más expresos partidarios del secularismo en Francia.

La reunión más tarde con representantes del mundo de la cultura coincidió con el segundo aniversario de su discurso en Regensburg, Alemania, que indignó a muchos en el mundo musulmán al citar a un autor antiguo que comentaba sobre la relación del Islam con la violencia.

Varios líderes musulmanes estaban entre los 600 invitados a escuchar al pontífice en el College des Bernardins, un ex monasterio que fue templo de enseñanza para los monjes medievales.

La gira de cuatro días por Francia es la primera de Benedicto desde que asumió el papado en el 2005. El vocero papal, reverendo Federico Lombardi, dijo que los musulmanes fueron invitados como uno de varios grupos de líderes religiosos, y que el segundo aniversario del discurso de Alemania era una coincidencia.

Benedicto se reunió antes durante el día con líderes judíos franceses. Por la noche, representantes protestantes debían asistir a un servicio de plegarias conducido por el pontífice en la catedral de Notre Dame. A los judíos les dijo que la Iglesia católica condena toda forma de antisemitismo y elogió la contribución judía a la política, cultura y arte de Francia.

El Papa manifestó sus mejores deseos a los líderes musulmanes por el mes del Ramadán, pero se abstuvo de hacer referencia alguna a su discurso de Regensburg. Benedicto ha dicho que lamentaba toda ofensa que el discurso pudiera haber causado en el mundo musulmán.

Al término del encuentro, el pontífice tomó las manos de los líderes musulmanes que se le acercaron uno por uno y saludó cálidamente a todos.

Su discurso aludió a dilemas que enfrenta la sociedad actual, específicamente entre "los polos de la arbitrariedad subjetiva y el fanatismo fundamentalista".

"Sería un desastre que la cultura europea de hoy sólo pudiera concebir la libertad como una ausencia de obligación, lo que inevitablemente conduciría al fanatismo y la arbitrariedad", advirtió.

"Lo que proporcionó el fundamento de la cultura europea _la búsqueda de Dios y la disposición a escucharlo_ sigue siendo hoy la base de toda cultura genuina", dijo.

Los líderes musulmanes dijeron estar impresionados por el discurso papal de alto vuelo intelectual pero lamentaron no escuchar respuestas concretas a la división entre las comunidades musulmana y cristiana.

"También nos habría gustado que diese algunos indicios sobre el diálogo islámico-cristiano, sobre la misión de la Iglesia, que es la de llegar a todos, y sobre nuestros valores compartidos", dijo el rector de la Mezquita de París, Dalil Boubakeur.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes