Papa denuncia trabajo de menores

El papa Francisco presidió el miércoles su audiencia semanal en la Plaza de San Pedro, en un día de calor sofocante después de cancelar por enfermedad sus actividades de los dos días anteriores.

Francisco inició su audiencia en un encuentro con peregrinos enfernos y discapacitados, a quienes hizo trasladar al interior de un auditorio para evitar la temperatura de 34 grados Celsius (93 Fahrenheit) en la Piazza.

" Pensamos que se sentirían más cómodos aquí, donde está un poco más fresco, que bajo el sol candente", dijo el pontífice.

Posteriormente, en la audiencia al aire libre, Francisco improvisó algunas declaraciones para denunciar a los empresarios corruptos, el tráfico de migrantes y el trabajo forzado de menores.

El pontífice de 77 años, que sufrió un malestar no especificado el lunes, canceló sus audiencias y se tomó un día de reposo el martes.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7