Papa envía mensaje en la misa del Domingo de Ramos

CIUDAD DEL VATICANO (AP). El papa Benedicto XVI exigió hoy domingo acciones urgentes por parte de la Unión Europea y las naciones africanas para detener el tráfico de emigrantes, diciendo que la crisis económica global estaba ocasionando que más gente realice el arriesgado viaje.

El pontífice recordó la muerte la semana pasada de más de 200 migrantes que se dirigían a Europa, cuya embarcación sobrecargada naufragó en aguas tempestuosas frente a las costas de Libia.

"No podemos resignarnos a tales tragedias, que infortunadamente se han estado repitiendo durante algún tiempo", dijo Benedicto XVI durante la celebración de la misa de Domingo de Ramos.

"La amplitud del problema requiere estrategias urgentes coordinadas por la Unión Europea y las naciones africanas, así como la adopción de medidas humanitarias adecuadas para evitar que estos migrantes recurran a traficantes sin escrúpulos", señaló el Papa.

Habiendo regresado recientemente de su primer viaje a Africa como pontífice, Benedicto XVI dijo que el problema estaba empeorando debido a la crisis económica mundial que ésta sólo terminaría una vez que los países africanos, con ayuda internacional, "se liberen de la miseria y de la guerra".

El Papa ha estado hablando abiertamente sobre la situación apremiante de los pobres ante la desaceleración económica mundial, lo cual ha hecho de manera particular luego de su visita el mes pasado a Camerún y Angola. Ha estado trabajando en una encíclica sobre la globalización y los pobres, y señaló recientemente que la está afinando debido a la crisis económica. Una encíclica es el documento de mayor autoridad que puede emitir un pontífice.

El mensaje de Benedicto XVI ocurrió al final de su misa por el Domingo de Ramos, en la cual también advirtió a los feligreses que la vida no es meritoria sin sacrificios.

"Quienquiera que les prometa una vida sin tener que dar de uno mismo está engañándolos", subrayó el Papa. "Una buena vida no existe sin sacrificio", agregó.

Vistiendo en brocado rojo y dorado y cargando una rama de palma entretejida, Benedicto XVI caminó por la Plaza de San Pedro al inicio del servicio. Muchos de los miles de turistas y feligreses reunidos bajo un cielo azul brillante también tenían ramas de palma entrelazadas o ramas de oliva.

El Domingo de Ramos conmemora la entrada triunfal de Jesucristo a Jerusalén, donde fue ovacionado por feligreses que agitaban ramas de palma y de olivo en señal de júbilo y paz.

El servicio religioso marca el inicio de la solemne Semana Santa de la Iglesia Católica, la cual incluye la representación de la crucifixión y muerte de Cristo el Viernes Santo y una misa que marca su resurrección el Domingo de Pascua.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes