Papa saluda a feligreses bajo nuevas medidas de seguridad

CIUDAD DEL VATICANO ( AP). El papa Benedicto XVI besó a bebés y estrechó las manos de los fieles el miércoles en la basílica de San Pedro mientras caminaba por un pasillo que fue ensanchado después que una mujer se abalanzara sobre el pontífice en Nochebuena.

El Papa celebró misa para marcar la Epifanía, o la festividad cristiana del 6 de enero conocida como el día de los Tres Reyes y que representa la última ceremonia pública del Vaticano de esta temporada de celebraciones católicas.

El pasillo por donde caminaba el pontífice, quien vestía atuendos dorados y zapatos rojos, fue ampliado metro y medio (cinco pies) como parte de las nuevas medidas de seguridad impuestas.

El espacio extra en el pasillo se logró al retirar unos 75 centímetros (30 pulgadas) las cortinas rojas al final de las filas donde se sientan los feligreses. De esta manera, los miembros del cuerpo de seguridad pueden maniobrar con más facilidad.

Benedicto XVI, sin embargo, parecía determinado a demostrar que quería seguir en contacto con el público y se movió de izquierda a derecha del pasillo para estrechar algunas de las muchas manos de los feligreses.

El 24 de diciembre, una mujer saltó una barrera y se abalanzó sobre el Papa. La mujer, con un historial de problemas sicológicos, agarró la túnica de Benedicto XVI, tumbándolo al suelo de mármol.

La basílica se encontraba en ese momento abarrotada de gente debido a la celebración de la Nochebuena.

El pontífice de 82 años quedó sorprendido pero resultó ileso. Un cardenal francés que cayó durante el momento de conmoción se rompió la cadera. La mujer, de nacionalidad italiana y suiza, está recibiendo tratamiento en una clínica psiquiátrica cerca de Roma mientras el Vaticano investiga.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes