El Papa visita a presos en Roma y reclama dignidad para ellos

ROMA (AP). El papa Benedicto XVI hizo el domingo una emotiva visita a la prisión central de Roma donde se reunió con reclusos, censuró el hacinamiento en la cárcel y reclamó mayor dignidad para los presos en todo el mundo.

El pontífice pasó más de una hora en la prisión Rebibbia de Roma, donde respondió preguntas de media decena de presos que hablaron de su desesperación de estar encerrados en celdas atestadas, lejos de sus familias, algunos de ellos enfermos de sida y otros supuestamente arrepentidos de sus delitos.

El Papa de 84 años dijo a los 300 hombres y mujeres en la capilla de la prisión que los amaba y que oraba por ellos. Les recordó que Cristo estuvo prisionero antes de ser sentenciado a muerte.

"Los reclusos son seres humanos que, pese a sus delitos, merecen ser tratados con respeto y dignidad", les dijo.

Benedicto XVI censuró el hacinamiento en las cárceles e instó al gobierno a reformar el sistema para que los prisioneros no se vieran obligados a un "castigo doble" al padecer su encierro en condiciones lamentables.

Advirtió que la justicia no solamente debe ser para castigar un mal sino también para demostrar compasión. Para Dios, afirmó, "la justicia y la caridad coinciden; no hay acción justa que no sea también un acto de compasión y perdón y a la vez no hay acción compasiva que no sea perfectamente justa".

Los presos parecieron conmovidos por la visita y más de uno no pudo contener las lágrimas. Benedicto XVI también se sintió emocionado: un recluso le regaló una imagen que había dibujado de una paloma blanca sobre las rejas de la prisión, otro le mostró una foto de su hijita recién nacida y un tercero leyó una oración que había escrito en la que lamentaba sentirse olvidado por Dios.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes