Papa reconoce fallas por abusos al visitar a Gran Bretaña

EDIMBURGO, Escocia (AP). El papa Benedicto XVI comenzó este jueves una controversial visita de Estado a Gran Bretaña, reconociendo que la Iglesia Católica no actuó de manera decisiva o lo suficientemente rápido para frenar a los sacerdotes que violaron y abusaron sexualmente de niños.

En una conversación con periodistas en su avión que lo trasladaba a Gran Bretaña, el Papa dijo que la prioridad de la Iglesia es ahora ayudar a que las víctimas sanen y que recuperen su confianza en la Iglesia.

Las declaraciones del Papa marcaron su reconocimiento más amplio hasta la fecha de las fallas que ha tenido la Iglesia en afrontar los escándalos por curas pederastas, que han estallado otra vez con nuevas revelaciones en Bélgica, donde hay centenares de víctimas. De ellas, al menos 13 se suicidaron con el pasar de los años.

La visita del sumo pontífice a Gran Bretaña se ha visto manchada por la irritación que han provocado estos escándalos y marcada por la indiferencia mostrada por este país, altamente laico, donde los católicos forman una minoría pequeña.

Benedicto XVI agregó que los sacerdotes que cometan abusos jamás deben tener acceso a niños, pues considero que sufren de una enfermedad donde la buena voluntad no es suficiente para sanarlos.

El Papa respondió a varias preguntas formuladas de antemano por los periodistas que lo acompañan a Gran Bretaña, donde aún persiste una fuerte molestia en torno a los escándalos.

Ya se han planeado algunas protestas y se celebraban debates en torno al celibato que le exige la Iglesia a sus sacerdotes.

El sumo pontífice reconoció esta oposición en Gran Bretaña al afirmar que el país tiene "un gran historial de anticatolicismo. Sin embargo, también es un país con un largo historial de tolerancia".

Al Papa le preguntaron sobre algunas encuestas que indican que los fieles han perdido la confianza en la Iglesia a causa de los escándalos. Respondió que estaba sorprendido y apesadumbrado al enterarse de la gravedad de los abusos, sobre todo porque los sacerdotes toman votos para ser la voz de Cristo cuando se ordenan.

Asimismo, destacó que también "sentía tristeza de que la autoridad de la Iglesia no fuera suficientemente atenta ni lo suficientemente rápida ni decisiva para adoptar las medidas necesarias" para impedir los abusos y evitar que volvieran a ocurrir.

El Papa dijo que las víctimas eran la prioridad de la Iglesia ahora.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes