El Papa recuerda a los menos afortunados en cierre del 2010

CIUDAD DEL VATICANO (AP). El papa Benedicto XVI celebró las horas finales del 2010 el viernes con una plegaria pública y palabras de preocupación por las familias que atraviesan dificultades económicas.

El pontífice agradeció la gracia y el amor recibidos de parte de Dios durante el año, al oficiar el tradicional servicio religioso en la víspera del Año Nuevo en la Basílica de San Pedro.

El Papa alabó a los voluntarios que trabajan con los oprimidos y se mostró preocupado por las familias que enfrentan problemas financieros.

"El momento actual sigue siendo preocupante por la precariedad en la que viven muchas familias", dijo. Agregó que los tiempos difíciles requieren de solidaridad "con aquellos que viven en condiciones de pobreza o privación".

El pontífice se mostró reflexivo sobre el cambio del año.

"Al final de este año 2010, antes de dejar sus días y sus horas a Dios y su juicio misericordioso y justo, siento una necesidad muy fuerte en mi corazón de elevar nuestro agradecimiento hacia él y su amor por nosotros", dijo el Papa durante la homilía.

Un coro solemne entonó cánticos de alabanza y clérigos esparcieron incienso alrededor del altar decorado con flores, mientras el Papa rezaba en silencio.

El pontífice de 83 años volverá a la basílica a media mañana del sábado para oficiar la misa de Año Nuevo, que el Vaticano dedica a la paz mundial.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes