El Papa saluda a los legendarios centenarios de Cerdeña

CAGLIARI, Italia (AP). El papa Benedicto XVI se reunió con sus más antiguos fieles en la isla italiana de Cerdeña, célebre por la longevidad de sus habitantes, incluida una mujer de 105 años que le deseó una vida tan larga como la suya.

La visita se realizó con motivo del peregrinaje de un día a la ciudad de Cagliari para celebrar el primer centenario de la proclamación de la Virgen María de Bonaria, la patrona religiosa de la isla.

Unos 150.000 fieles soportaron un sol abrumador mientras esperaban saludar a Benedicto XVI en la entrada del santuario de la basílica. Dentro de la iglesia, unos 30 sardos de más de 100 años se preparaban para reunirse con el pontífice, de 81 años.

Los científicos y sociólogos se refieren a este sector de la población, que va en aumento, como los "super mayores".

Los científicos visitan la isla regularmente en busca de claves para descubrir la extraordinaria longevidad de algunos de sus habitantes. Cerdeña cuenta con una población de 1,6 millones de habitantes, de los cuales hay 14 centenarios por cada 100.000 personas. En el resto del mundo, el porcentaje promedio es de siete u ocho centenarios por cada 100.000 habitantes.

El mes pasado, Benedicto XVI habló sobre el hecho de ser adulto mayor durante una ceremonia a la que acudió su hermano, de 84 años.

El Papa dijo que vive la última etapa de su vida y que su hermano le ayuda a aceptar el hecho de ser mayor y vivir cada día con serenidad y coraje.

Antonia Girau, que dentro de dos meses cumplirá 106 años, esperaba pacientemente para dar algunos consejos al pontífice dentro de la basílica de Cagliari, en el santuario de Nuestra Señora de Bonaria.

"Tendrá que gritarme directamente al oído porque no oigo bien" dijo Girau apuntando a su oreja izquierda. "Le diré que espero que viva hasta llegar a mi edad. Aunque no oigo bien, estoy clara de mente", añadió tocándose la cabeza.

¿Su secreto para una larga vida?

"Un poco de vino tinto mezclado con agua" durante la comida, dijo Girau, que ya ha visto morir a seis de sus nueve hijos, dos de ellos en el bombardeo de Cagliari durante la Segunda Guerra Mundial.

Benedicto XVI dijo a la anciana: "Me dicen que usted es la mujer con más años en Cagliari". Girau le respondió: "Espero que llegue a tener mi edad".

Los estudios relacionan la longevidad de Cerdeña con la homogeneidad de su población.

Otros factores podrían ser el clima suave y el estilo de vida. Muchos sardos trabajan como pastores hasta sus 80 años o más y su dieta es clásica mediterránea: quesos de cabra, vinos locales, fruta y vegetales, pan y pasta.

Benedicto XVI se convirtió en Papa en 2005 y predijo que no viajaría mucho debido a su edad, pero ya ha realizado muchos peregrinajes.

Después de hablar con los legendarios centenarios de la isla, el pontífice realizó un discurso para los jóvenes.

El Papa expresó su solidaridad con los jóvenes italianos al describir los problemas que tienen para encontrar empleo. En Italia, las empresas contratan poco debido a las leyes de protección laboral italianas, que hacen muy difícil despedir a alguien.

La dificultad de acceder al mundo laboral "pone vuestros planes en peligro" y puede afectar a la moral, dijo el líder de la iglesia católica desde una plataforma frente a la costa de la isla.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes