Paquistaníes protestan por ataque contra político protalibán

Cientos de paquistaníes marcharon el domingo en la ciudad de Quetta para protestar por un ataque suicida reivindicado por el grupo Estado Islámico, que atacó a un político visto como allegado al Talibán afgano.

Los manifestantes en Quetta, capital de la provincia suroccidental de Baluchistán, pidieron al gobierno que tome medidas para desmantelar a la filial de ISIS, que tiene una presencia creciente en el sur de Asia junto a los talibanes y otros grupos extremistas.

El ataque suicida del viernes, que causó la muerte de 28 personas, estaba dirigido contra Abdul Ghafoor Haideri, subjefe del Senado de Pakistán, quien apenas escapó vivo de la explosión.

La organización a la que pertenece Haideri, llamada Jamiat-e-Ulema Islam, es un partido islámico protalibán que se alió con el partido gobernante del primer ministro Nawaz Sharif. Esto ilustra los complejos lazos del gobierno paquistaní con extremistas islámicos, algunos de los cuales considera aliados en las luchas de poder regionales con Afganistán e India.

Desde hace mucho tiempo, Pakistán ha tolerado y mantenido vínculos informales con los talibanes afganos, muchos de los cuales estudiaron en seminarios operados por el grupo de Haideri. Entretanto, el gobierno ha emprendido una serie de operaciones militares contra los talibanes paquistaníes, que defienden puntos de vista similares pero que realizan ataques dentro de Pakistán.

En el vecino Afganistán, una filial del Estado islámico está en guerra tanto con el gobierno _respaldado por Estados Unidos_ como con el Talibán, con el cual lucha por diferencias de liderazgo y tácticas. El ataque del viernes probablemente fue dirigido contra los talibanes.

También hubo manifestaciones contra el ataque del viernes en otras partes de Pakistán, aseguró un ayudante de Haideri, Hafiz Hamdullah.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7