Paramilitares colombianos habrían incursionado en Ecuador

QUITO (AP). Paramilitares colombianos habrían ingresado a un caserío ecuatoriano ubicado en una zona selvática de la frontera para llevarse forzosamente a tres personas en lo que parece ser "un ajuste de cuentas", informó el jueves el ministerio de Defensa.

En un comunicado indicó que según las primeras investigaciones basadas en entrevistas a pobladores de San Martín, en la provincia de Sucumbíos, a pocos kilómetros de la frontera con Colombia, "se deduce que se trataría de grupos irregulares de paramilitares que han violado la soberanía" del Ecuador.

Según los testimonios recogidos, el lunes unas 30 personas uniformadas como militares y que portaban fusiles ingresaron al caserío y se llevaron consigo al lado colombiano a tres hombres: Aldemar Castillo, Jairo Santander y a una tercera personas solamente identificada como Javier. No se aclaró si los secuestrados son ecuatorianos o colombianos.

"Se presume que se trata de un grupo de paramilitares que operan en el hermano país de Colombia y que se trataría de un ajuste de cuentas", señaló el comunicado.

Agregó que se espera que la fiscalía de Sucumbíos inicie una investigación sobre el caso.

Testigos del hecho han denunciado que los presuntos paramilitares acusaban a los tres hombres raptados de ser cómplices de la guerrilla.

"Encañonaron a los varones, niños, mujeres y luego los golpearon (a los desaparecidos) hasta cansarse", contó al diario El Comercio, Giovanni Castillo, testigo y hermano de uno de los hombres raptados.

Otra testigo, Diana Rodríguez, relató que "a Aldemar (Castillo) lo culparon de ayudar a la guerrilla, lo golpearon y torturaron".

Ecuador y Colombia comparten una línea fronteriza de unos 720 kilómetros, la cual es frecuentemente escenario de combates e incursiones de grupos armados clandestinos que suelen cruzar la frontera como retaguardia para escapar de las tropas militares, descansar o también en busca de víveres.

Fuerzas regulares colombianas incursionaron el 1 de marzo a un poblado ecuatoriano en la Amazonia para atacar un campamento de las FARC. En la acción, que derivó en la decisión de Ecuador de romper relaciones con Colombia acusándola de violar su soberanía, fueron abatidas 25 personas, entre ellas el jefe rebelde Raúl Reyes, cuatro mexicanos y un ecuatoriano.

Vive la adrenalina de la 7ma temporada


Tu emisora... Parte de tu vida

TITULARES del día

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes