Parlamento elegirá nuevo presidente de Irak

El parlamento iraquí aceptó votar el miércoles para elegir a un nuevo presidente, el mismo día en que el grupo Estado Islámico se atribuyó la responsabilidad por un atentado suicida ocurrido horas antes en Bagdad en el que murieron 31 personas, en su mayoría civiles.

El suicida embistió con un vehículo cargado con explosivos contra un retén colocado cerca de un templo chií en el centro de la capital iraquí el martes por la noche mientras la gente hacía fila para pasar los controles de seguridad de camino al sitio durante la celebración del mes santo del Ramadán. Otras 58 personas resultaron heridas en el ataque, en el distrito central de Kazimiyah.

Funcionarios de la policía que hablaron a condición de que su nombre se mantuviera en el anonimato porque no están autorizados a hablar con periodistas confirmaron la cifra de víctimas.

En un comunicado difundido el martes por la noche, el grupo suní Estado Islámico de Irak, que el mes pasado se apoderó de amplios territorios en el norte y oeste de Irak, se responsabilizó por el ataque y dijo que fue "en respuesta a la hostilidad del gobierno (encabezado por chiíes)" del primer ministro Nuri al-Maliki y sus "milicias criminales, que no escatiman esfuerzo para combatir al islam y los musulmanes".

La autenticidad del comunicado no pudo ser verificada de forma independiente pero fue publicado en un cibersitio usado frecuentemente por el grupo.

Las milicias suníes se apoderaron de grandes áreas de Irak el mes pasado, entre ellas la ciudad de Mosul, lo que ha precipitado al país en su peor crisis desde el retiro de las tropas estadounidenses, a fines de 2011, y ha generado llamados para que se elija a un nuevo líder que pueda unir al país.

Sin embargo, pese a la crisis los legisladores han tenido problemas para lograr un acuerdo sobre un nuevo gobierno luego de las elecciones de abril, en el cual el bloque del presidente al-Maliki ganó la mayoría de los escaños. Luego de varios retrasos los legisladores eligieron un suní moderado como presidente del parlamento el 15 de julio, el primer paso del proceso.

El siguiente es reemplazar al presidente Jalal Talabani, cuyo mandato está por terminar. Al menos 95 candidatos buscan el puesto, dijo el legislador chií Adel Shershab a la televisión estatal el miércoles. Dos personajes son los más probables sucesores de Talabani: el ex viceprimer ministro Barham Salé y el gobernador de la provincia de Kirkuk, Najimaldin Karim.

"El parlamento está reunido para elegir al presidente de la república de acuerdo con las disposiciones constitucionales y los procedimientos legales que permiten competir a cada ciudadano", dijo al-Maliki en su discurso semanal al parlamento. "Esperamos que el parlamento tenga éxito en elegir al presidente de la república de acuerdo con la constitución y la ley".

Talabani, quien sufrió una embolia en 2012, regresó al país el sábado luego de 18 meses en el extranjero, donde fue sometido a tratamiento médico.

Desde 2003, los partidos políticos iraquíes acordaron asignar el cargo de presidente a un curdo, el de primer ministro a un chií y la presidencia del parlamento a un suní.

El próximo presidente encargará a alguien la tarea de formar un nuevo gobierno y cualquiera que logre armar una coalición de mayoría será el primer ministro.

Ha habido numerosos llamados para que al-Maliki renuncie ya que sus críticos lo acusan de monopolizar el poder y abusar de las minorías curdas y suníes. No obstante, él ha prometido mantenerse en el puesto que ocupa desde 2006.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes

Es momento de sentir, nuevamente, la adrenalina. #PonteC7