Parlamento francés adopta reforma laboral

Una reforma laboral que ha sido motivo de agrias protestas en Francia fue definitivamente adoptada por el Parlamento luego que el gobierno usó un recurso legal especial para garantizar su avance sin votación.

El primer ministro Manuel Valls argumentó ante la cámara baja que la propuesta, que facilitaría los despidos y ampliaría la semana laboral, es necesaria para crear empleos y hacer a la economía nacional más competitiva.

El gobierno empleó el recurso legal debido a que los partidos no se ponían de acuerdo en torno a las reformas.

La propuesta fue el motivo de meses de violentos enfrentamientos entre policías y manifestantes de izquierda, que acusan al gobierno de socavar la democracia y de revocar protecciones laborales logradas tras décadas de lucha.

Los sectores más conservadores, en cambio, dicen que las reformas son demasiado débiles y desde ya han advertido que impondrán leyes más estrictas en caso de que ganen las elecciones presidenciales y legislativas el año próximo.

Los sectores de izquierda, por el contrario, desean revocar la propuesta. "El futuro de la lucha laboral será el tema predominante en el 2017", tuiteó el legislador Christian Paul, un socialista que rompió filas con el gobierno en el tema de la propuesta.

Debido a que el país sigue en luto tras el ataque en Niza de la semana pasada, no hubo protestas el miércoles en contra de la reforma laboral. No hubo debate en la Asamblea Nacional porque Valls recurrió a un recurso legal para que la medida sea adoptada sin votación. Fue la tercera vez que empleó la medida, lo que atizó más las protestas.

El presidente Francois Hollande ha estado tratando durante su mandato de reducir el desempleo que ronda el 10%.

Recibe todos los días en tu mail los titulares más importantes